Muere un delfín en la playa de Pinedo

Muere un delfín en la playa de Pinedo
LP

El ejemplar ha sido rescatado por la Cruz Roja en colaboración con veterinarios del Oceanogràfic y la Policía Local

IVÁN GÓMEZ/EFEValencia

Miembros de la Unidad de Playas de la Cruz Roja, en colaboración con veterinarios del Oceanogràfic, han rescatado el cadáver de un delfín en la escollera norte de la playa de Pinedo. Además, también se ha sumado agentes de la Policía Local de Valencia.

Unos pescadores fueron los que avistaron esta mañana en la playa el animal, un ejemplar de delfín listado hembra que, según los veterinarios de la Fundación Oceanogràfic, presentaba una grave enfermedad sin posibilidad de recuperación.

Los pescadores han avisado, sobre las 10 horas de la mañana, al Centro de Emergencias 112 del hallazgo del delfín y se ha iniciado el protocolo de la Red de Varamientos de la Comunitat Valenciana, que integran la Fundación Oceanogràfic, la Conselleria de Transición Ecológica y la Universitat de València.

Agentes de la Policía Local de Valencia, Cruz Roja y un equipo de veterinarios, accedieron con lanchas de la Cruz Roja al lugar donde se hallaba el delfín. En total, una decena de personasdecena de personas han colaborado en la extracción del cuerpo.

Tras hacer un chequeo al animal han constatado que tenía signos de enfermedad crónica, y han establecido un tratamiento de emergencia y obtenido una muestra de sangre.

Fuentes de la Fundación Oceanogràfic han informado asimismo de que el ejemplar ha dado positivo en una enfermedad que compromete su supervivencia, y los veterinarios han aconsejado, como mejor opción en estos casos, la eutanasia.

Con ello, han indicado las mismas fuentes, «se evita la muerte agónica en alta mar porque no es posible a día de hoy la recuperación de esa enfermedad».

Otras causas de muerte en delfines

Los delfines se enfrentan a muchos peligros naturales dentro de la inmensidad de los mares y océanos, pero su mayor amenaza es el ser humano. En el mes de mayo, 15 delfines aparecieron muertos en la costa de Cantabria, concretamente en la playa de Oyambre, a causa de un proceso infeccioso, según esclarecieron los exámenes post-mortem en los que participaron miembros del Oceanogràfic.