La mayoría de los extranjeros que llegan en patera acaban repatriados

Dos de los 629 inmigrantes del 'Aquarius', ayer, trasladados en autobús tras el desembarco en el puerto de Valencia. / Irene Marsilla
Dos de los 629 inmigrantes del 'Aquarius', ayer, trasladados en autobús tras el desembarco en el puerto de Valencia. / Irene Marsilla

Casi 400 alcanzaron la Comunitat el año pasado y más de la mitad de los desplazados son enviados de nuevo a sus países por estancia ilegal

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

La Comunitat, al igual que el resto de España, está viviendo actualmente un singular repunte en la llegada de pateras e inmigración ilegal. Y según fuentes del Ministerio de Interior, la inmensa mayoría de quienes arriban a nuestras costas, algo más de la mitad, «son devueltos a sus países por estancia ilegal». Según un portavoz ministerial consultado por LAS PROVINCIAS, sólo menores o mujeres embarazadas tienen más opciones de afianzar su estancia.

El año pasado fueron 392 inmigrantes los que alcanzaron el litoral alicantino tras jugarse la vida en el Mediterráneo. Surcaron el mar con 54 embarcaciones y 50 de ellos eran menores de edad. Se trata de una cifra de récord para un fenómeno que, va en estrecha relación con la evolución de la crisis económica y los crecientes conflictos en África.

Aquarius

Justo un año antes, en 2016, fueron tres veces menos los que tocaron playa de manera ilegal: 129 inmigrantes con 14 embarcaciones. En 2015, la cifra de extranjeros 'sin papeles' llegados por mar a la Comunitat fue sólo de 26. Si comparamos por provincias, Alicante, la única de la región que recibió pateras, es la séptima de España en inmigración ilegal. La superan todas las del litoral sur de la península.

La llegada de embarcaciones se ha multiplicado por cuatro en sólo un año

Ni el Gobierno ni la Generalitat pueden aportar hoy datos sobre la evolución de esos 342 adultos y 50 menores que el año pasado llegaron a la Comunitat fruto de la desesperación. Lo que sí se conoce son las cifras de las diferentes posibilidades para quienes aparecen sin papeles en España. Y arroja una conclusión tan dura como cierta. El inmigrante ilegal acaba, casi siempre, del mismo modo: o muerto en el mar o devuelto a su país de origen al cabo de unos meses.

El último balance de Interior explica lo ocurrido en 2016. En ese año el Gobierno contabilizó más de 14.500 entradas de inmigrantes irregulares, más de la mitad por vía marítima. Sin embargo, el número de repatriaciones fue considerablemente superior: casi 19.000. España, a pesar del gesto solidario del 'Aquarius', es, hoy por hoy, un país que expulsa cada año o impide la entrada a 4.000 personas más de las que llegan de modo ilegal.

En cuanto al acceso ilegal sólo por vía marítima, la aplicación de la ley acaba haciendo las maletas para un 51% de los viajeros de las pateras. Frente a los 8.162 inmigrantes llegados con embarcaciones a lo largo de un año, se producen 4.190 devoluciones, que es la figura contemplada en Extranjería para las personas que tratan de entrar en España por puestos no habilitados como fronteras. Para la mitad de los navegantes de 'kayukos' todo es un inútil y arriesgado viaje de ida y vuelta. El porcentaje, estima el ministerio, se puede aplicar también para la Comunitat.

¿Qué sucede con el asilo? La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) auguró ayer que este año se batirá un nuevo récord de peticiones. Contabilizan 17.000 a mediados de mayo, frente a las más de 31.000 del año pasado. En este caso, España rechazó el 65% de ellas. Durante la presentación de su informe anual 'Las personas refugiadas en España y en Europa', CEAR denuncia que el sistema de asilo «está colapsado». Lo justifica en que, a finales de febrero, más de 42.000 personas aguardaban todavía la resolución de su expediente.

1.500 personas rescatadas en el mar en sólo cuatro días

El número de inmigrantes rescatados en las costas andaluzas y canarias supera ya los 1.500 desde el viernes. Exactamente son 1.548 personas, de las que 1.396 fueron detectadas en el mar de Alborán y en el Estrecho y otras 152 en Canarias, según informó ayer Salvamento Marítimo. Sólo durante la jornada de ayer se rescató a 254 inmigrantes en seis embarcaciones en aguas de Alborán, que fueron derivadas a varios puertos andaluces. La última patera viajaba con 38 personas a bordo, incluyendo dos niños, y fueron trasladadas al Puerto de Málaga, destino también de otros 64 inmigrantes hallados en una embarcación localizada a doce millas de la costa andaluza.

También en el mar de Alborán se rescató a otras 29 personas -entre ellas cuatro mujeres, un niño y una niña- y Salvamento Marítimo embarcó a otras 50 que habían llegado a la isla de Alborán por sus propios medios. Además, se auxilió a 39 inmigrantes más de otra neumática y posteriormente a 34 -incluidas cinco mujeres- de una embarcación distinta.

Por otro lado, ayer continuaba la búsqueda de los 43 inmigrantes que desaparecieron el sábado en el citado mar. Una patrullera de la Guardia Civil trasladó a Almería el cuerpo sin vida de un hombre hallado en las proximidades, pero no se precisó si es uno de los desaparecidos.

La situación ha provocado la reacción de los políticos de Andalucía. La presidenta Susana Díaz dijo que la Comisión Europea «tiene que poner sobre la mesa una hoja de ruta». Y el presidente del PP, Juanma Moreno, criticó que no se haya recibido la misma atención que se ha dado a la llegada del Aquarius pese a que han recibido el doble de personas.

 

Fotos

Vídeos