El padre de Adrián, el niño que quería ser torero: «Me mandaban fotos con pistolas»

Los tres acusados, durante el juicio celebrado ayer en la Audiencia./JESÚS SIGNES
Los tres acusados, durante el juicio celebrado ayer en la Audiencia. / JESÚS SIGNES

Juzgan a los tres acusados de desear la muerte al niño torero fallecido de cáncer | Los internautas se declaran inocentes y aseguran que los mensajes publicados no iban en contra del menor valenciano

S.V.

Eduardo H, padre de Adrián H., el niño con cáncer que quería ser torero, rompió su silencio en el juicio celebrado ayer contra los tres internautas que, según la fiscalía, desearon la muerte del menor tras realizar un festival taurino benéfico para recaudar fondos por la cura de Adrián.

El progenitor declaró que tras el citado festival comenzó a recibir amenazas de muerte por mensaje privado. «Mucha gente me enviaba fotos de mi cara apuntándome con una pistola», aseguró Eduardo. En cuanto a los tres jóvenes acusados de desear la muerte a Adrián en Twitter y Facebook, consideró que «las tres publicaciones son de igual gravedad. Adrián estaba molesto por el hecho de que le criticarán por querer ser torero».

La Fiscalía de delitos de Odio de Valencia pide un año de prisión para cada uno y un montante de 9.000 euros en concepto de indemnización solidaria. El ministerio público considera que los acusados cometieron un delito contra la integridad moral al lanzar mensajes que deseaban la muerte a un niño de ocho años «a sabiendas de que se trataba de un menor de edad con cáncer y aficionado a los toros».

El detonante de esta historia es el citado festival taurino organizado en favor de la lucha de Adrián y su familia, aunque el tratamiento ya se había puesto en manos de la sanidad pública. Manuel O., Aizpea A. y Bryan E., los tres jóvenes acusados, publicaron mensajes en redes sociales «deseando la muerte», según la Fiscalía, al menor de edad, que falleció seis meses después debido a su enfermedad.

Manuel O. declaró que su tuit, donde critica que se le den fondos a una causa gestionada por la sanidad pública, no iba dirigido a Adrián. «Mi mensaje es una crítica económica. No sé qué hago aquí, la verdad». El joven argumentó que «cómo me voy a meter yo con un niño con cáncer, si mi abuela falleció de uno. Soy activista y nadie mejor que yo entiende el sufrimiento de una familia que lucha contra esta enfermedad». Manuel aseguró que trató de disculparse públicamente con la familia del menor, pero las dos veces que fue a un plató de televisión «no llegué a entrar por cuestión de tiempos».

Aizpea A. reconoció que su publicación en Facebook se debió a «mi sentimiento antitaurino. En ningún momento en contra del niño». La joven remarcó que su perfil en esta red social es «el de una persona normal». Tras reflexionar sobre el post, que terminaba con la frase «Adrián, vas a morir», lo borró.

Por último, Bryan E. basó su defensa en la circunstancia de que «tenía un mal día», lo que le llevó a compartir el tweet en el que decía que «ojalá Adrián mate a vuestra madre y se muera». Aseveró no tener nada contra Adrián y se excusó en que «tenía 18 años y no debí publicar un tuit metiéndome con un niño que tenía cáncer».

Noticias relacionadas