Un informe revela «irregularidades» en los puntos para los colegios en Valencia

Alumnos en un centro escolar. /LP
Alumnos en un centro escolar. / LP

El estudio de la Universitat alude a concentraciones «sorprendentes» de alumnado con baja renta en centros concertados

EUROPA PRESS

Un informe incluido en el proyecto de investigación 'Mapa Escolar de Valencia', encargado por el Ayuntamiento, sostiene que «no existe ninguna razón objetiva desde el punto de vista de la admisión del alumnado que conduzca a la necesidad de eliminar o restringir el criterio de proximidad para la asignación de plazas escolares en los centros educativos de la ciudad mediante el llamado distrito único». «Las familias valencianas prefieren escolarizar a sus hijos e hijas en centros próximos a sus domicilios», apostilla.

Asimismo, este análisis advierte que, los resultados de los procesos de admisión de los últimos 10 años, reflejan «la existencia de irregularidades en la concesión de puntos». Alude, por ejemplo, a «concentraciones sorprendentes del alumnado con baja renta» en centros concertados ubicados en zonas de la ciudad de alto nivel adquisitivo.

Estas son algunas de las conclusiones de un informe que se integra en el proyecto de investigación Mapa Escolar de Valencia', fruto del convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Valencia y la Universitat de València-Estudi General (UVEG) para realizar una radiografía del conjunto del sistema de educación obligatoria del municipio de València y proponer, si se considera necesario, modificaciones al mapa escolar vigente.

El documento, consultado por Europa Press, contrasta los datos del proceso de admisión del curso 2014-2015, en el que se eliminó el criterio de proximidad para la asignación puntos en los centros escolares de la ciudad de València; con los del curso 2018-2019, en el que se asignan puntos por domicilio familiar en el mismo distrito del centro o en el distrito colindante. Al comparar los datos de ambos procesos, se observa «cómo no existen grandes diferencias en la distribución general de la procedencia de las solicitudes».

En concreto, puntualiza, «en torno al 65 % de las solicitudes de admisión en ambos cursos se hicieron en centros ubicados en el mismo distrito que el domicilio familiar, con una variación entre ambos cursos inferior a dos puntos porcentuales».

Noticias sobre admisión de alumnos

Eso lleva a los redactores del informe a afirmar que «la comparación realizada entre el último proceso de admisión y el del curso 2014-2015 proporciona datos incuestionables sobre el hecho de que la eliminación del criterio de proximidad para la asignación de plazas escolares en los centros educativos de Valencia no modifica sustancialmente el comportamiento de las familias de la ciudad a la hora de elegir centro escolar para sus hijos e hijas».

«Tanto los centros y distritos que resultan más deseados, que atraen más alumnado con domicilio en otros distritos, como los que resultan menos atractivos, se mantienen prácticamente invariables con los diferentes criterios de proximidad implementados», agrega el análisis.

Centros cerca de los domicilios

En esta línea, la investigación defiende que «las familias valencianas prefieren escolarizar a sus hijos e hijas en centros próximos a sus domicilios» y, por tanto, apuesta por que «la principal medida que la administración educativa puede implementar para promover la libertad de elección de centro escolar por su parte es garantizar la dotación de centros escolares cerca de sus domicilios».

«Los datos son contundentes y permiten afirmar que la proximidad, en contra de lo que afirman determinados sectores sociales, es el principal mecanismo para garantizar la libertad de elección de centro escolar», incide.

Por otra parte, el análisis hace referencia a que el estudio de los resultados de los procesos de admisión de los últimos 10 años «ha reflejado la existencia de irregularidades en la concesión de puntos».

Caso digno de estudio

«También se han detectado -prosigue- concentraciones sorprendentes del alumnado con baja renta que, en el caso de no ser fruto de irregularidades, dispararían los índices de pobreza de la ciudad y la convertirían en un caso digno de estudio al escolarizar en mayor medida a la población de bajos recursos en los centros privados».

Pone como ejemplo que, al comparar por distritos los porcentajes de alumnado admitido con puntos por baja renta, se observa cómo en algunos distritos de Índice Socio-económico Sintético muy alto, como Ciutat Vella o l'Eixample, se producen concentraciones mayores de este tipo de población de bajos recursos que en otros distritos de Índice Socio-económico Sintético muy bajo, como Poblats Marítims-Sud.

Al revisar los datos por titularidad de los centros, señalan que el porcentaje de alumnado con puntos por baja renta admitido en los centros privados con conciertos educativos es del 77,13 %, «más de dos puntos porcentuales superior al de alumnado de estas características admitido en los centros de titularidad pública».

«Si analizamos los porcentajes de admisión de alumnado de baja renta en los diferentes centros escolares, --prosigue el texto-- observamos cómo su concentración en algunos centros donde se escolariza tradicionalmente la burguesía de la ciudad es mayor que en muchos centros escolares ubicados en barrios menos favorecidos. Se da el caso de un centro que escolariza alumnos adscritos al área de mayor renta de la ciudad con un porcentaje cercano al 90% de alumnado con puntos por baja renta».

La Administración «debería investigar»

Ante estos datos, el informe apunta «a varias reflexiones». «La primera concierne a la amplitud de la población afectada. Resulta extraño que casi tres cuartas partes de las solicitudes de plaza escolar se encuentren en situación de baja renta de la unidad familiar. La segunda concierne a la distribución de la población afectada, contraria a la tendencia observada en la mayoría de estudios. Parecen, por tanto, indicios de posibles prácticas irregulares que la administracióneducativa encargada de supervisar el proceso debería investigar».

«En caso de no existir irregularidades, resulta un criterio de asignación de puntos claramente ineficiente», apuntan.

Por último, el informe asevera que «se han observado también asignaciones dudosas por la consignación del domicilio que se distribuyen de forma aparentemente no aleatoria y se concentran de forma superior a la esperada en centros de perfiles muy determinados».