Los hosteleros prevén remontar el desastre de Semana Santa con las reservas de Pascua

Los hosteleros prevén remontar el desastre de Semana Santa con las reservas de Pascua

Los empresarios calculan que hoteles y restaurantes han perdido 25 millones de euros y confían en el puente de Mayo

LOLA SORIANO VALENCIA.

Los empresarios de hoteles y restaurantes quieren pasar página y olvidar pronto el desastre económico que ha causado el temporal de fuertes lluvias y viento en la Comunitat durante la Semana Santa para centrarse en la campaña de Pascual y del puente de Mayo.

El sector hostelero reconoce que ha sido la peor Semana Santa que recuerdan en décadas y tienen puestas sus esperanzas en que el turismo local se anime a disfrutar del puente de San Vicente. Además, también esperan con los brazos abiertos la visita de los madrileños para el puente de Mayo. «Tienen fiesta el 1 de mayo, al día siguiente es la fiesta de la Comunidad de Madrid y muchos hacen puente el viernes para continuar el descanso hasta el domingo 5 de mayo. Es un puente inicialmente bueno. A ver si se animan y sirve para mitigar las anulaciones que hemos sufrido estos días», explica Antonio Mayor, presidente de la asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunitat (HOSBEC).

Mayor asegura que «por culpa del temporal, la gente se ha quedado con ganas de disfrutar del sol y playa. Es una pena porque hemos tenido un invierno muy cálido que ha funcionado bien y el temporal lo ha estropeado».

Temporal en la Comunitat

Y es que los propietarios de hoteles y restaurantes han pasado de tener una sonrisa pletórica, por el lleno total que esperaban, a una cara de resignación. Reconocen que se ha producido un pinchazo turístico. El presidente de la asociación de restaurantes del paseo marítimo, José Miralles, afirma que están pendientes de los partes meteorológicos. «A ver si el tiempo da un giro de 180 grados porque es una pena que los visitantes no puedan ni pasear, por el viento, ni los restaurantes llenar los salones». De hecho, las zonas costeras han sido gran perjudicadas porque no podían utilizar las terrazas. «En cada una de las terrazas de los restaurantes de la playa podemos dar servicio a 120 personas normalmente y no se ha podido por el viento insoportable».

Miralles añade que han tenido que dejar de contratar a personal eventual «porque gente que nos había hecho reservas con tiempo las ha anulado. Entre los 14 restaurantes calculo que se habrán dejado de ganar 150.000 euros. Esperamos que en Pascua la cosa mejore».

El presidente de Hosbec afirma que, a nivel de la Comunitat, todo el sector turístico, tanto hoteles, restaurantes como cafeterías habrán dejado de ingresar unos 25 millones de euros por culpa del temporal.

Y es que el temporal que desde Jueves Santo azota la Comunitat ha hundido las previsiones. Según Luis Martí, presidente de la Federación Hotelera de la Comunitat, la ocupación ha caído del 85% previsto al 78%. Sin embargo, de cara a Pascua se mantienen en el 85%.

También en la zona de la playa, el presidente de la asociación de Empresarios de Hostelería de la Playa de Las Arenas, José Miguel Bielsa, explicó que los hoteles «estaban completos, porque la gente había reservado con tiempo, pero en lugar de ir a la playa se han dedicado más a visitar la Ciudad de las Ciencias y los museos. También hay gente que ha visto que el tiempo no mejoraba y ha adelantado su regreso a casa». Precisamente este colectivo hace un llamamiento para «que se envíen muchas brigadas de limpieza para retirar la arena porque está entrando ya hasta en los restaurantes».

Manuel Espinar, presidente de la Federación de Hostelería de Valencia, lamentó ayer «la Semana Santa más catastrófica de los últimos cinco años». En muy alto grado, «los visitantes se vuelcan en la playa en busca de sol y el negocio en los locales de costa con las comidas han caído un 50% respecto al año pasado». Y en el caso de las cenas, «muchos ni siquiera han abierto con el tiempo como estaba». Espinar asegura que las pérdidas son cuantiosas «con un acopio de materia prima perecedera que no va a tener salida» o la «reducción de personal contratado ya desde el jueves». Las expectativas, detalla, «eran altas, por la distancia entre Semana Santa y Fallas en el calendario, pero el mal tiempo «las ha tumbado».

Espinar confía en que los días que quedan por delante pongan parche a la mala racha: «Si mejora el tiempo podrían mejorar las visitas los próximos días. Confiáramos en el enlace del 1 de mayo con el 2 de mayo, fiesta en Madrid, pero lo que se ha perdido en estos días ya no se recupera».

Si bien las zonas de playa han sido las más afectadas, en el centro han podido salvar el temporal. Como explica Jesús Ortega, portavoz de la asociación Albarca de hosteleros del barrio del Carmen, «al no haberse podido instalar terrazas y con el temporal en la playa, estamos teniendo más trabajo en el centro. Nosotros tampoco hemos podido instalar terrazas, pero sí se ha notado esta mayor presencia de visitantes en las comidas».

Ortega estima que la campaña de Semana Santa está siendo «incluso un poco mejor que el año pasado, con visitantes de Barcelona y Madrid. Gente que, con la playa impracticable, ha decidido pasear un poco por el centro y luego, a comer».

Turismo