Fallece Salvador Gascón, impulsor del Circuit de Cheste y propietario de Casa Salvador

Salvador Gascón/DAMIÁN TORRES
Salvador Gascón / DAMIÁN TORRES

El expresidente de la Federación Valenciana de Motociclismo también destacó como hostelero

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

El 17 de septiembre de 1999, Salvador Gascón madrugó. Más de lo normal, pero también con una ilusión mayor. Aquella mañana cocinaría paellas en el paddock del Mundial de motociclismo. En el circuito con que tantas noches había soñado y que había reivindicado de forma incansable. «Quiero que se conozca el arroz que hacemos aquí», proclamaba. Ese día, el impulsor del deporte de las dos ruedas y de la gastronomía en la Comunitat, fue plenamente feliz. Ayer falleció, en Cullera, a los 72 años.

En la localidad donde desarrolló gran parte de su actividad, tanto la culinaria como la relacionada con el deporte de las dos ruedas. Porque él nació en Tavernes de la Valldigna, en 1946. Y por ahí, por la Ribera -Guadassuar, Tavernes o Llaurí- ofreció durante años ubicaciones para construir un circuito. Finalmente, y después de años de sonadas reivindicaciones de aficionados moteros, la Generalitat -en la era de Eduardo Zaplana-, impulsó la actual instalación en Cheste.

Para entonces el motociclismo valenciano ya tenía mucho que agradecerle a Salvador Gascón. Presidía la Federación autonómica desde 1982 (se mantuvo en el cargo hasta 2009), pero sobre todo era el gran mecenas del deporte de las dos ruedas. Hoy se le denominaría mánager, en la época se le calificó de apoderado, de Ricardo Tormo, el primer campeón del mundo con ADN de la Comunitat.

Gastronomía

Pero hubo muchos otros pilotos cuyas carreras despegaron gracias al empujón de Salvador Gascón. «Fue un amante del motociclismo, ayudó toda su vida. En mis inicios, convenció a Ricardo para que me prestase sus segundas motos para que corriese en el Campeonato de España», relataba ayer el tetracampeón del mundo Jorge Martínez 'Aspar'. «Recuerdo que no podía ir a una carrera y me dio 150.000 pesetas y me dejó su furgoneta», relata el también expiloto y actual director de la Cuna de Campeones, Julián Miralles: «Cuando me proclamé campeón de Europa en Mugello, vino con su mujer y la mía, entonces éramos novios. Luego estuvimos por Venezia. En ocasiones nos prestaba su coche nuevo... ¡y hacía una peste a pescado! Se iba con él a comprar a la lonja de Santa Pola».

Porque esa era la vertiente empresarial de Salvador Gascón. Estudió hasta sexto de bachiller, momento en que ya compaginaba la actividad académica con horas de trabajo en el bar de sus padres. Hacía de todo: barrer, fregar, cocinar... sobre todo eso, su otra gran pasión y lo que le convertiría en un referente a nivel internacional.

Familiares y amigos se abrazan en la capilla ardiente.
Familiares y amigos se abrazan en la capilla ardiente. / J. Signes

Salvador y Concha, sus padres, abrieron Casa Salvador junto a l'Estany de Cullera en 1950. Sus lisas a la sal se hicieron famosas por toda la Ribera. Hasta que entre los 60 y los 70 él decidió dar un giro al negocio. En un momento en el que la cocina francesa estaba de moda en los restaurantes más exclusivos de Valencia, él apostó por lo de casa. Por el pescado de la lonja, los productos de la huerta y el arroz. Sobre todo, el arroz. «Es el primer alimento del mundo, aunque en muchos casos se hace de una forma que no apetece comérselo, porque lo usan como si fuera pan; el arroz es la madre de la alimentación», señaló en un reportaje publicado por este diario hace un par de años.

Por aquel entonces acumulaba ya reconocimientos de medio mundo. «A mí a veces me mandaba a recoger algún premio», recuerda Julián Miralles. En 2016 ideó la receta de la Paella de Cullera, que regaló al Ayuntamiento. A partir de ahí se creó el Concurso Nacional de Paella de Cullera, al que acudieron restaurantes de toda España. «Ha sido un impulsor de los valores de la cocina tradicional y lo hizo desde su pueblo, donde consolidó un certamen del arroz que lo ha posicionado como producto. Era un defensor del acervo culinario de la Comunitat, ya fuese como jurado de múltiples premios o como integrante de la comisión de turismo de Cámara Valencia, de la que formó parte», señaló ayer José Vicente Morata, presidente de la institución.

Esa era su obsesión: la de fomentar el turismo de Valencia, por lo que recibió varios premios. Y para ello se valió de sus dos grandes pasiones: el arroz y el motociclismo. Presidió el Moto Club de Cullera en los 70 y los 80, durante los cuales organizó carreras de rango internacional. En 2016 volvió a ostentar el cargo. El año pasado hubo una carrera en memoria de Ángel Nieto: se quiere consolidar el evento, en honor del 12+1 veces campeón del mundo. En el suyo y en el de Salvador Gascón, por quien el Ayuntamiento de la cabecera de la Ribera Baixa declaró ayer dos días de luto. Su funeral será esta tarde a las 17 en la iglesia de los Santos Juanes.

Premios destacados

2008 - Medalla de Oro al Mérito Turístico.

2009 - Premio Cavanilles de Turismo concedido por la Generalitat Valenciana.

2009 - Medalla de oro al mérito motociclista concedida por la Real Federación Motociclista Española.

2009 - Distinción de oro y presidente honorario de la Federación de Motociclismo de la Comunidad Valenciana.

2011 - Medalla de oro a la Cocina del Arroz en el Congreso Mundial del Arroz-Homenaje a la Paella de Valencia.

2014 - Premio 9 d'Octubre del Ayuntamiento de Cullera.

2016 - Premio a la trayectoria profesional de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV).

2016 - Reconocimiento a la trayectoria profesional de Salvador Gascón por parte de la Federación Española de Hostelería (FEHR).

Fotos

Vídeos