Educación retira la ayuda a un colegio que atiende en casa a cerca de 25 niños enfermos

Educadores y alumnos del centro, en una de las actividades. /LP
Educadores y alumnos del centro, en una de las actividades. / LP

La conselleria notifica a la Fundación Auxilia la supresión para el próximo curso del concierto con su centro de Educación Especial

D. G.Valencia

La Conselleria de Educación ha notificado a la Fundación Auxilia Valencia la supresión para el próximo curso 2019-2020 del concierto educativo a través del cual la entidad gestiona un colegio de Educación Especial destinado a atender a niños con enfermedades graves o crónicas que no pueden acudir a su centro escolar ordinario. Con esta decisión, según fuentes de la entidad, desaparecerían dos unidades que atienden aproximadamente a 25 alumnos enfermos en sus domicilios. En 2018 ya se suprimió otra unidad, con la argumentación de que había pocos alumnos y que la atención domiciliaria se estaba realizando a través de profesores de la bolsa.

Este concierto firmado por el conseller del departamento, Vicent Marzà para cuatro cursos: 2017-18, 2018-19, 2019-20, 2020-21, era el último que se firmaba después de «una larga trayectoria en el campo de la atención educativa domiciliaria para niños que no pueden asistir a su colegio ordinario por problemas de salud». Esta atención escolar es totalmente gratuita para los alumnos, explicaron desde la fundación.

Los padres de los alumnos del centro han mostrado su preocupación y apoyo a la labor que se realiza, ya que «valoran mucho» el trabajo que se hace con sus hijos. Han anunciado, además, que están dispuestos a movilizarse para reclamar la atención que reciben ahora, según agregaron las mismas fuentes.

La entidad, por su parte, ha empezado una recogida de firmas en change.org para evitar el cierre del centro y seguir atendiendo a los estudiantes con graves patologías. La fundación titular del centro no tiene ánimo de lucro y dedica, según destacaron, las subvenciones que recibe a los sueldos de los profesionales que atienden al alumnado, por lo que la supresión de estas dos unidades supondría el cierre de la fundación y la pérdida de seis puestos de trabajo de las personas que lo llevan a cabo.