El Colegio Imperial, rumbo al Princesa de Asturias

Cáritas España propone el centro de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer para la candidatura de la Concordia

R. V.

valencia. El Colegio Imperial de Niños Huérfanos, creado por San Vicente Ferrer en 1410 para acoger y atender a niños huérfanos en Valencia, fue propuesto ayer por Cáritas Española como candidato al Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2019.

El Colegio, que ha acogido y educado en sus más de 600 años de historia a más de 30.000 niñas y niños -ya que desde siempre ha sido una institución mixta-, está considerado como la institución benéfica en activo más antigua del mundo, porque «ha funcionado de manera ininterrumpida desde su fundación pese a guerras o catástrofes acaecidas en sus diferentes sedes», según fuentes del centro docente, ubicado en San Antonio de Benagéber.

En su estructura única de casa-colegio se convirtió, además, en la primera de Europa que enseñaba a leer y escribir a niñas a finales del siglo XVIII «diferenciándose así de instituciones similares, en las que tan solo se les instruía en labores y música, o en aquello que les pudiese servir para la vida en casa o en conventos religiosos», según las mismas fuentes.

Con motivo del Año Santo Jubilar Vicentino, concedido por la Santa Sede a las tres diócesis de la Comunitat en el 600 aniversario de la muerte de San Vicente Ferrer, Cáritas Española ha presentado la candidatura del colegio a los premios Princesa de Asturias que se entregan en octubre.