«Mi casa era como una isla»

ORIHUELA
Dos vecinos recorren
una calle inundada.
/ reuters
ORIHUELA Dos vecinos recorren una calle inundada. / reuters

Los afectados por las inundaciones temen que la situación se agrave tras la crecida que ha experimentado el río Segura

EFEORIHUELA.

Uno de los vecinos desalojados anoche de los alrededores de Orihuela por los embolsamientos de agua de lluvia, Juan Reig, relató ayer que «lo peor está por venir» con la crecida del río Segura. Pues como él, la mayoría de residentes temen a los efectos venideros de las intensas lluvias de los últimos días.

Precisamente, Reig tiene su vivienda en el camino viejo de Callosa, en la pedanía oriolana de Media Legua, por tanto, tan sólo a unos 500 metros del cauce del Segura. Explicó a los periodistas que temía las consecuencias de un posible desbordamiento del río en las próximas horas.

A Reig le evacuaron los bomberos anoche sobre las 21.30 horas cuando su hogar parecía «una isla» porque estaba completamente rodeada de agua, sin que llegara a entrar porque el inmueble está ligeramente elevado.

Tras pasar la noche en casa de su madre, en el centro de Orihuela, donde ahora mismo hay medio metro de agua, Reig vio cómo seguía subiendo el nivel alrededor de su casa. «El problema viene ahora con el desbordamiento del río. Lo peor está por venir», teme el afectado alicantino.

Sin embargo, no es la primera vez que debe combatir la fuerza del agua. El vecino oriolano tuvo que ser desalojado por la gota fría en 2016, cuando las lluvias torrenciales de entonces provocaron los mismos efectos.

Roberto Martínez, también habitante de esta localidad y otro de los evacuados, declaró también su inquietud por lo que pueda ocurrir durante el fin de semana. «Estamos muy preocupados por lo que pase en Murcia, afectaría directamente a Orihuela», explicaba el vecino visiblemente alarmado.