Los bomberos de Alicante pierden 15 de sus 27 camiones en las inundaciones

Un camión de bomberos, atrapado en el agua en Dolores./
Un camión de bomberos, atrapado en el agua en Dolores.

Los vehículos afectados han quedado inutilizados por el agua o el barro, atrapados en las inundaciones, volcados o arrastrados

EFEAlicante

Los bomberos que han actuado contra los efectos de la gota fría en la Vega Baja de Alicante han perdido 15 de sus 27 camiones por problemas mecánicos derivados por el agua y el barro y también por vuelcos en el transcurso de operaciones de rescate.

Los bomberos pertenecen al Consorcio Provincial, dependiente de la Diputación de Alicante, cuyo presidente, Carlos Mazón (PP), ha destacado hoy que el cuerpo «se ha jugado el tipo» desde hace cinco días para actuar en la máxima prioridad: la seguridad de las personas en el sur de la provincia.

Entre los datos que ha ofrecido durante un pleno extraordinario para pedir la declaración de zona catastrófica en la Vega Baja alicantina, ha citado que los bomberos han realizado un total de 1.697 actuaciones derivadas de este episodio de lluvias, muchas de ellas para rescatar a personas de vehículos o para abrir y despejar caminos y carreteras.

De ellas, 792 intervenciones han sido salvamento de personas, 23 de ellas consideradas «de alto riesgo para la vida», fundamentalmente a través del helicóptero del Consorcio Provincial.

Han actuado en la Vega Baja la mitad de los bomberos del cuerpo, 300 de los 600 totales, que han colaborado con el resto de cuerpos de emergencias, entre ellos la UME, que ha efectuado 717 rescates, y la Cruz Roja, con 2.400 asistencias.

Del mismo modo, ha resaltado la participación de 60 brigadistas, con diez camiones, 19 retroexcavadoras y 8 camiones de carga, que han sido utilizados fundamentalmente para llevar piedra a distintos puntos para contener el caudal desbordado del río Segura.

El presidente de la Diputación ha instado a la Generalitat de Ximo Puig que haga fuerza para que el Ejecutivo central apruebe esta declaración «de manera inmediata» y ha prometido quitar todas las barreras burocráticas para acelerar las ayudas a los municipios afectados.

Entre otras medidas, ha señalado que la entidad tributaria SUMA alargará un mes el plazo para la declaración del IBI en la Vega Baja y que se adelantará dinero para actuaciones de reparación de infraestructuras y ayudas a los vecinos a los alcaldes que las soliciten.

Además de la Vega Baja, la declaración de zona catastrófica puede incluir áreas del Baix Vinalopó de los términos de Crevillent y Santa Pola, también afectados por las bolsas y avenidas de agua.

Mazón ha insistido en que la Diputación Provincial de Alicante es «la administración más cercana» y ha dicho que esta cualidad se tiene que notar especialmente en este tipo de ocasiones.

Antes de finalizar el pleno extraordinario, al que han asistido numerosos alcaldes de la Vega Baja y otros políticos, como la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, Mazón ha tenido unas palabras de especial reconocimiento al papel del jefe provincial de bomberos, Pepe Rubio, que ha recibido un caluroso aplauso de todos los asistentes.