«El atractivo para el jugador está en la inmediatez del premio obtenido»

H. E.

¿Por qué son tan adictivas las apuestas deportivas? La psicóloga y responsable del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones No Tóxicas, Consuelo Tomás, lo tiene muy claro: «La inmediatez del premio». El apostador no tiene que esperar para saber si ha ganado o no. «Esto no es como el juego de la lotería. Pasa como con la ruleta, enseguida sabes si has perdido o has ganado. Por eso las casas de apuestas juegan con ese punto a favor y permiten apostar a saques de esquina, tarjetas amarillas, resultados en la media parte. Acortan al máximo la apuesta para mantener enganchado al jugador», explica esta psicóloga, que ha tratado durante los últimos años a muchos valencianos adictos a las apuestas.

Hay otro factor que es muy importante a la hora de apostar en las competiciones deportivas. «Muchos de los apostantes tienen conocimiento sobre el juego, es decir, les gusta el fútbol y creen que eso les da un plus a la hora de poder acertar. Les da confianza ser aficionados, controlar a los equipos y se ven con posibilidades de ganar dinero», añade Consuelo Tomás.

Los factores personales -insatisfacción, ansiedad-, familiares -falta de sensibilidad, padres o hermanos que juegan- y socioambientales -la facilidad con la que la publicidad acerca el juego- son tres ingredientes fundamentales para cincelar a un adicto.