Aluvión de billetes falsos en la Comunitat Valenciana

La región registra casi dos de cada cinco copias detectadas en España

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Existe un negocio de compra de billetes falsos. No sólo de falsificación de los mismos, sino un cauce comercial ilícito. Una auténtica multinacional del delito. Una especie de turismo de lo ilegal que se inicia cuando un grupo mafioso asentado en nuestro país viaja a Italia. Su objetivo, el mencionado: comprar billetes falsos en el país transalpino. Después regresan a España en avión, coche, autobús o barco. Y un vez en nuestro territorio, pasan a vender su 'producto'. Ofrecen los billetes falsos la mayoría de las veces a minoristas que «mediante operaciones de 'goteo' los utilizan para la compra de útiles a pequeña escala, obteniendo el beneficio en el cambio recibido y en el útil adquirido».

Lo anterior no se trata de una ficción al estilo de los delincuentes de 'Ocean's'. Es absolutamente real, lo relata la memoria de este año de la Fiscalía y subraya la incidencia no sólo en España sino también en la Comunitat de los billetes falsos. Y la presencia de estos es más que notable en la región.

Casi dos de cada cinco billetes falsos detectados en España circulan por la Comunitat, tal y como se desprende del informe anual de la Fiscalía. De las 58.637 copias fraudulentas descubiertas el año pasado en España, 10.500 fueron halladas en la región. La estadística fiscal remarca cómo la cantidad es la segunda más alta de todo el territorio nacional. Únicamente Madrid (con el 34% de las confiscaciones) aparece como un territorio con más incidencia. Nada tiene que ver en el ranking la proporción de población, sino más bien el carácter turístico y de movimiento de personas. Por detrás de la Comunitat están las Islas Baleares (12%), Murcia (8%), Andalucía (7%) y Cataluña (6%), las zonas eminentemente turísticas del país.

La mayoría de las mafias optan por comprar material en el extranjero por su alta calidad

El negocio fraudulento de los billetes va ligeramente a menos en el país. En 2017 se llegó casi a los 60.000, aunque el dato del año pasado hace que la intervención de billetes tenga una cifra muy sostenida en el tiempo. ¿Y cuáles son los billetes preferidos por falsificadores? Las cifras señalan claramente a los de 50 euros: más de la mitad de los descubiertos (52%) eran de este importe. Mucho menos copiado es el billete de 20, apenas un 14%. Del resto de billetes, en los 'hermanos pequeños' de 10 o de 5 o en los 'gordos' de 200 o 500 euros «las cantidades falsificadas no fueron significativas», como dice la memoria.

Durante 2018 se desmantelaron una decena de grupos delictivos dedicados a la falsificación de billetes, principalmente con la distribución como objeto de sus andanzas, aunque también algunos como productores. Pero el mercado negro de billetes en España es fundamentalmente de venta más que de fabricación, para lo que los delincuentes recurren a redes en el extranjero, como las mencionadas de Italia. «No existen indicios de que exista una falsificación circulando por España que tenga su origen en nuestro territorio y sea considerada como peligrosa por sus características técnicas», es la puntualización que hace la Fiscalía General.

Escáner, ordenador y 'fotocopia' es casi el modelo que siguen las redes de falsificación nacionales. Con copias «de baja calidad y un reducido número de billetes incautados», como subraya la Fiscalía. La mayoría de las organizaciones ilícitas de España recurren a compra de billetes en el extranjero: la ya citada Italia, además de Reino Unido, Centroeuropa, Iberoamérica (Colombia y Perú), según la Fiscalía General del Estado. Estas copias del extranjero, al contrario que las españolas, son de difícil deteccion: «Estar confeccionadas mediante el sistema de impresión offset las hace peligrosas en cuanto a su circulación».´

Último golpe

Uno de los últimos golpes importantes a la falsificación de billetes en la Comunitat se produjo el pasado abril, cuando la Policía Nacional detuvo a dos de los falsificadores más activos del territorio nacional en Murcia, con más de 30.000 euros fraudulentos con los que pretendían viajar hacia Valencia para distribuirlos en la región.

La investigación comenzó gracias a la colaboración de un vecino de la pedanía murciana de Los Garres, tras encontrar en un descampado una nevera portátil semienterrada con 18.000 euros falsos en billetes de 20. La Policía Nacional inició una investigación al comprobar la «gran calidad» de los billetes y su «peligrosidad». Cuando dieron con los dos sospechosos, el elevadísimo nivel de vida que llevaban sin una actividad laboral aparente les puso a las puertas del calabozo. Y es que la avaricia rompe el saco.