Acaban las pruebas de variante Vandellós-Tarragona del Corredor Mediterráneo

Acaban las pruebas de variante Vandellós-Tarragona del Corredor Mediterráneo
lp

Era un paso necesario para tramitar la puesta en servicio de la infraestructura

EFEBarcelona

Adif ha terminado el periodo de pruebas y los recorridos de fiabilidad en la variante Vandellós-Tarragona del Corredor del Mediterráneo, necesarias para tramitar la puesta en servicio de la infraestructura.

Según un comunicado, durante cinco días se han realizado 368 recorridos de fiabilidad entre L'Hospitalet de l'Infant y la estación de alta velocidad del Camp de Tarragona, acumulando cerca de 15.000 kilómetros y con resultados «altamente positivos».

Las pruebas de fiabilidad consisten en someter a la infraestructura y las instalaciones a escenarios de «máxima exigencia» para verificar que su comportamiento cumple con los parámetros de calidad definidos por el operador.

En concreto, esta fase de pruebas se ha completado mediante el uso de trenes laboratorio de Adif y material comercial en los tramos de ancho internacional y convencional, además de realizar comprobaciones en los sistemas de seguridad y señalización.

Terminadas las pruebas, Adif se encargará de la formación de los maquinistas de Renfe mientras avanza en la tramitación administrativa necesaria para la homologación de la infraestructura, que espera poner en funcionamiento antes de finalizar este año.

Una vez puesta en marcha, la variante Vandellós-Tarragona, para la que se han destinado cerca de 700 millones de euros, incrementará la capacidad de los tramos que operan con una sola vía y conllevará una reducción de 30 minutos en el trayecto en ferrocarril entre València y Barcelona.