La Nucía y Altea prohíben el consumo del agua para beber, cocinar o asearse

Tras detectarse un aumento del nivel de turbidez del agua procedente del embalse de Guadalest a causa del último temporal de lluvias

EFEALICANTE

Los ayuntamientos alicantinos de La Nucía y Altea han prohibido de momento el consumo del agua del grifo para cocinar, beber o asearse en ambos municipios tras detectarse un aumento del nivel de turbidez del agua procedente del embalse de Guadalest a causa del último temporal de lluvias.

El Consistorio de La Nucía ha indicado en un comunicado que había recibido esta tarde instrucciones de la Dirección General de Salud Pública de la Generalitat en la que se señala que el agua de esta localidad no es apta para "el consumo humano, preparación de alimentos e higiene personal, pudiéndose utilizar para otros usos", tras los últimos análisis.

Por ello, dice la nota de prensa, la corporación local prohíbe el consumo de agua domiciliaria para beber, preparar alimentos e higiene personal hasta nueva orden de la Dirección General de Salud Pública de la Generalitat".

Durante los próximos días, el Servicio Municipal de Aguas de La Nucía continuará con sus "intensivas analíticas diarias" para determinar el nivel turbidez de agua.

El Ayuntamiento de La Nucía comunicará a la ciudadanía cuando se revierta la situación y el agua vuelva a ser apta para el "consumo humano", según R.D. 140/2003.

De igual manera, el alcalde de Altea, Jaume Llinares, ha emitido hoy un bando urgente en el que informa de la aplicación de la misma medida por similares circunstancias, excepto en las urbanizaciones Sierra Bernia y Altea la Vella, una restricción que igualmente estará en vigor hasta que se confirme la normalidad de la situación mediante control analítico.