La Conselleria de Educación sólo gasta la mitad del dinero para ayudas de libros

La Conselleria de Educación sólo gasta la mitad del dinero para ayudas de libros

J. BATISTA VALENCIA.

De los 30 millones presupuestados para pagar las ayudas de Xarxallibres, el programa estrella del Consell en materia educativa, sólo harán faltan 15,2. Así se desprende de la resolución publicada ayer por la Conselleria de Educación que recoge las cuantías que han justificado los ayuntamientos tras cerrar la tramitación del programa.

Cuando fue anunciado en septiembre de 2015 se hablaba de que podía alcanzar a medio millón de estudiantes de Primaria, ESO, FP Básica y Educación Especial, en referencia a los potenciales beneficiarios, que eran todos los matriculados en las citadas etapas. Una vez conocidos los datos oficiales del curso pasado, la cifra se eleva a 639.105 alumnos. Y según la información de Educación facilitada a principios de este ejercicio formaban parte del programa 359.516, un 56,2%.

MÁS INFORMACIÓN

Hay que recordar que la iniciativa consistía en financiar la adquisición de los libros de texto del curso pasado con ayudas de hasta 200 euros a recibir en dos fases y siempre que los ejemplares, una vez finalizadas las clases, se entregaran en buen estado en los centros correspondientes. Con estos lotes la idea era nutrir los bancos de libros, la segunda pata de la iniciativa.

El procedimiento ideado por Educación se ha centralizado en los ayuntamientos, encargados de recoger las solicitudes, tramitarlas y pagar las ayudas. También se aprobó dotarles de los fondos autonómicos necesarios para ello con una previsión de máximos, contando con que todos recibieran la cuantía más elevada posible en base a sus alumnos empadronados. Era imposible que fuera así pues siempre hay variaciones respecto a lo previsto, aunque la diferencia entre lo presupuestado y lo gastado realmente indica que algo ha fallado.

De las cifras de estudiantes beneficiarios se desprende que fueron muchas las familias que ni siquiera se molestaron en presentar la solicitud para optar a las ayudas pese a que no se exigían requisitos de renta. Síntoma de que la comunicación de la iniciativa no fue lo suficientemente eficaz. También ha influido el hecho de que era necesario presentar los tickets de compra para conseguir los primeros cien euros, y no en todos los casos ha sido posible reunir los suficientes para llegar a la cuantía máxima teniendo en cuenta que la medida se dio a conocer con las compras ya realizadas. Por no hablar de aquellos que no pudieron optar porque sus hijos ya disponían de libros reutilizados de hermanos u otros compañeros, lo que hacía que conseguir las facturas fuera una misión casi imposible.

También han sido muchas las familias que no han optado a la segunda fase, la que permitía completar la subvención hasta los 200 euros tras entregar los ejemplares utilizados en los centros. En Valencia ciudad, por ejemplo, para la primera se registraron 42.300 peticiones, mientras que la previsión de cara a la segunda era abonar 31.830. Además, hay que tener en cuenta que para conseguir el máximo de la ayuda había que devolver al menos el 80% de los libros utilizados en buen estado. De ahí que los que se quedaran por debajo no llegaran a conseguir los segundos cien euros prometidos.

Para activar Xarxallibres, la conselleria impulsó una convocatoria de subvenciones destinada a los ayuntamientos que se quisieran sumar y se les aprobó una cuantía inicial a lo largo de noviembre y diciembre de 2015, la que se calculó en base a los máximos beneficiarios posibles. Tras la recogida de los libros y la tramitación de la segunda fase los municipios ya pudieron justificar cuál ha sido el gasto real, que es lo que recoge la resolución que regulariza las cantidades que fue publicada ayer en el Docv.

Regularización de pagos

De la misma se desprende que de los 507 consistorios 490 han gastado menos de lo asignado, mientras que el resto han tenido que afrontar más ayudas de las previstas porque los datos iniciales en cuanto a beneficiarios empadronados no eran exactos. Tal y como explicaron fuentes de la conselleria, con la información del coste real de la iniciativa habrá que acometer un procedimiento de regularización del que Educación dará toda la información a los ayuntamientos para ajustar las cuantías, teniendo en cuenta que de la dotación inicial aprobada sólo se ha pagado a los ayuntamientos la mitad. El resto quedaba pendiente de conocer la justificación de los gastos reales realizados.

Por otro lado, casi todos los ayuntamientos ya han pagado a las familias las ayudas de la segunda fase, si bien hay excepciones. En Alicante quedan por ejecutarse los últimos abonos, según fuentes municipales. Aunque desde Valencia señalaron que todas se han afrontado ya, algunas familias consultadas por este periódico todavía no habían recibido ayer las cuantías, mientras que en Orihuela se espera pagar en una única tanda las ayudas de las dos fases antes de que finalice este año.