La Generalitat pagará los libros de texto en los seis municipios que se les ha denegado XarxaLlibres

El conseller de Hacienda ha considerado «lógico» que en el primer año de esta medida haya habido problemas en la gestión

EFEvalencia

La Generalitat se hará cargo de los pagos de los libros de texto en los seis ayuntamientos a los que se ha denegado la subvención del programa Xarxallibres, según el conseller de Hacienda, Vicent Soler, que ha considerado "lógico" que en el primer año de esta medida haya habido problemas en la gestión.

En la comisión de Economía, Presupuestos y Hacienda de les Corts, Soler ha asegurado que en toda la Comunitat Valenciana ha habido más de 328.000 solicitudes del programa en la primera fase, por las que se han pagado 19 millones de euros, y se estima que medio millón de familias serán atendidas al final del plan.

El conseller ha destacado que de los 542 municipios que hay en la Comunitat se han adherido a Xarxallibres 512, el 94,5 % "y solo se han denegado seis", que son Bigastro, Aigües, Finestrat, Castielfabib, Cullera y Foios, municipios donde la Generalitat "saldrá al rescate de las familias" con un decreto ley del Consell cuyo proyecto ya se ha elaborado para cubrir las ayudas a las familias.

Ha pedido al PP que no cree "confusión" porque los problemas han sido marginales "a pesar de las complejidades" de un programa que se hace por primera vez. "Es verdad que algunos interventores o secretarios municipales han puesto problemas" pero "muchos otros no", según Soler, que ha insistido en que se han cumplido todos los trámites legales con la Orden 17/2015, y con informes favorables de la Abogacía de la Generalitat, la Intervención General y el Consell Jurídic Consultiu, y "no se derivan" contradicciones entre las Consellerias de Hacienda y Educación.

Ha apelado a que los informes se limitan a verificar que el ejercicio de la nueva competencia no pone en riesgo la situación económico-financiera de la Generalitat, en respuesta al grupo parlamentario popular, que se ha preguntado si está previsto que desde el Estado se puedan hacer retenciones a las ayudas.

El conseller ha calificado Xarxallibres de un programa de éxito, que contrasta "con el programa Llibrell del PP que solo tuvo 146.000 inscripciones, frente al medio millón" del programa actual.

Según la diputada popular Beatriz Gascó, solo el 30 % ha podido cobrar la ayuda, y ha asegurado que la medida "estrella" del conseller de Educación, Vicent Marzà, "va a hacer que se estrelle, metiendo a toda la comunidad educativa en un problema sin precedentes".

Gascó se ha referido a que existe "una contradicción evidente" entre los informes jurídicos de los ayuntamientos y la orden de ayudas, porque estos dicen que se incumplen "muchas normativas de la Ley de Contratos", y por ello los consistorios "se están metiendo en problemas jurídicos".

El diputado socialista José Muñoz ha acusado al PP de "boicotear" un programa como este que se enmarca en la universalidad de la educación, mientras que la diputada de Compromís Graciela Ferrer ha destacado que, además de la cuestión económica, Xarxallibres es una "iniciativa muy valiosa" porque pone en valor la cooperación.

Sandra Mínguez, de Podemos, se ha referido a la igualdad de oportunidades y la educación en valores como aspectos destacados del programa. Desde Ciudadanos, el diputado David de Miguel ha denunciado que "la mala gestión" está "desmereciendo" un programa que es "necesario".