El maltrato se asienta entre los jóvenes

El maltrato se asienta entre los jóvenes

El Gobierno presenta una nueva campaña para luchar contra esta lacra tras repuntar las llamadas al teléfono de atención a víctimas

JOSÉ MANUEL ORTUÑOValencia

"Llamad al 016. Todas las mujeres que sufrís violencia de género debéis de denunciar porque detrás de ese teléfono vais a encontrar a alguien que os va a ayudar porque sabe cómo hacerlo", recalcó ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a las víctimas de malos tratos durante la presentación de una campaña que busca acabar con esta "lacra" para la sociedad española.

No se trata sólo de una cuestión física. La violencia machista va mucho más allá y también se centra en el maltrato psicológico y en el control excesivo de la pareja. Además, tampoco se muestra únicamente entre los adultos. De hecho, ha echado ya raíces entre los jóvenes de entre 14 y 19 años. Así lo refleja un estudio elanprado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud y la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD), que estima que más del 80% de los adolescentes ha presenciado o conoce algún episodio de este tipo en parejas de su edad.

El delegado del Gobierno en la Comunitat ya lo adelantó el pasado martes al lamentar que las denuncias de jóvenes se han duplicado este año y este análisis de la realidad confirma los hechos. Revisar el móvil, decir con quién se puede hablar, controlar todos los movimientos y los insultos se encuentran entre los principales actos lesivos que cometen los adolescentes españoles.

Lo único que se ha incrementado en la Comunitat no son las denuncias entre estudiantes. También lo han hecho durante los primeros meses del año las llamadas a las que hacía referencia Mariano Rajoy. Cada vez más mujeres -o incluso familiares y amigos- son capaces de coger el teléfono y marcar el 016. Un número que nadie querría teclear, pero es imprescindible ante un maltrato. "Está en las manos de cada uno de nosotros ayudar a las víctimas", añadió el presidente del Gobierno. "Se trata de una misión social y moral de todos los españoles", insistió.

Una cada hora

Hasta el 31 de julio, en el territorio valenciano se registraron 5.318 llamadas al teléfono de atención a maltratadas. Una media de alrededor de 760 al mes y una cada hora. La cifra se ha disparado respecto al mismo periodo de 2014 (cuando hubo 4.182), pero sobre todo si se compara con 2013, cuando se produjeron solamente 3.362.

A pesar de todo ello, el Gobierno ha pospuesto hasta la próxima legislatura la ampliación de la ley contra la violencia de género, puesto que como indicaron fuentes del Ministerio de Sanidad y adelantó este periódico el pasado jueves, la actualización de esta norma exige un trámite largo por tratarse de una ley orgánica. Además, en esta cuestión se quiere redactar con el máximo consenso posible, lo que exige alargar la negociación. Aún así, la semana pasada se presentó la campaña Únete, en la que se instaba a todos los ciudadanos a acabar con esta "lacra" de la que de "verdad hay salida", que se ha interiorizado en la sociedad, llegando también a los más jóvenes.

Igualdad, un proceso lento

Por ello, desde las distintas asociaciones de mujeres se ha insistido en que resulta imprescindible un cambio educativo que lleve a una equidad real entre hombres y mujeres. En este sentido, el estudio del Centro Reina Sofía desvela que para los adolescentes la igualdad "es un proceso lento, pero progresivo" y prácticamente la mitad de los encuestados ve diferencias "pequeñas o muy pequeñas entre sexos".

Sin embargo, todavía perciben que existen "profesiones masculinas y femeninas y puestos de trabajo más propios de hombres, que pertenecen a los ámbitos de poder y están mejor remunerados".

Pese a todo, el análisis entre adolescentes apunta que tanto los chicos como las chicas cometen acciones que pueden tener la consideración de malos tratos. De hecho, son ellas las que protagonizan los actos vinculados con el control (revisión del móvil, decir con quién se puede hablar, dónde se puede ir, etc.) mientras que la intimidación, la violencia tanto física como verbal, o la violación de la intimidad, son más propios de los varones.

El hecho de que el presidente del Gobierno haya desarrollado una campaña contra la violencia de género a pocos meses de las elecciones no sentó bien a algunos colectivos feministas. "Que no diga que se preocupa por las víctimas porque es mentira, no lo ha hecho durante cuatro años, ha recortado por todos lados", indicó al respecto Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de de Mujeres Separadas y Divorciadas. En ese sentido, la secretaria de Igualdad socialista, Carmen Montó, apuntó que se ha reducido "un 17% el presupuesto destinado a la prevención de la violencia machista". Desde el Partido Popular respondieron que el PSOE "no tiene el monopolio en esta cuestión de Estado" y que la consellera de Sanidad valenciana "miente" al hablar del asunto.