El día que Ford cambió la historia de Almussafes

EN CADENA 
Un Escort en la cadena de producción que desarrolló Ford y, en la mesa, un botijo para refrescarse. :: juanjo monzó/
EN CADENA Un Escort en la cadena de producción que desarrolló Ford y, en la mesa, un botijo para refrescarse. :: juanjo monzó

La decisión de ubicar la fábrica en la población revolucionó la vida de los vecinos, que vieron llegar la prosperidad y un futuro lejos del campo

M. J. CARCHANO

A finales de los años sesenta, Almussafes era un pueblo eminentemente agrícola, con una propiedad muy repartida en pequeñas explotaciones -12.000 hanegadas para 1.200 propietarios- y donde el arado romano todavía se utilizaba en los campos de naranjas, cebollas o tomates. Los vecinos debían vivir de los créditos a la espera de las cosechas, si eran buenas, así que muchos emigraban a Francia en busca de mejores oportunidades. Pero a Almussafes le tocó la lotería. Ford adquirió a principios de los setenta 636 huertos, que ocupaban una superficie de 270 hectáreas para construir la factoría. La noticia la dio el propio Henry Ford, quien visitó la localidad como si se tratara de Mr. Marshall -eso sí, sin pasar de largo-. Supuso, como se puede imaginar, una auténtica revolución en el municipio e incluso en Valencia, ya que en aquel momento la industria apenas estaba desarrollada. El 18 de octubre de 1976 inicia su producción. Fue un día histórico.

Pero, ¿por qué se eligió Almussafes para ubicar la factoría? No fue una decisión casual. Era una zona muy llana y estratégica, cercana a la autopista, a una planta de producción de acero como era los Altos Hornos de Sagunto y a un puerto donde poder embarcar los coches, con una población agraria que estaba deseosa de nuevas oportunidades más allá del campo.

¿Y cómo cambió la fisonomía de la localidad tras la llegada de Ford? Casi de inmediato empezó a dispararse la apertura de nuevos comercios, sucursales bancarias, bares. Aquello era síntoma de que los vecinos tenían un nivel económico que creció con la apertura de la factoría. Pero el cambio supuso además una transformación de los espacios públicos, ya que los vecinos cuentan con una gran superficie de zonas verdes y deportivas que superan la media del resto de municipios.

La factoría Ford supone el 8,2 % del Producto Interior Bruto de la Comunitat Valenciana y Almussafes es el pueblo con la renta per cápita más elevada de la autonomía. Llegaron los coches y la vida en el municipio cambió por completo. En 35 años se ha duplicado la población y durante muchos años la cifra de paro ha estado por debajo del 2 % (prácticamente nula), aunque en la actualidad Almussafes también sufre la crisis, aunque de una forma menos acusada que en otros municipios, con una tasa de desempleo del 10 %.

Gracias a la factoría, el Ayuntamiento ha subvencionado durante muchos años servicios públicos como el agua y la recogida de basura, el cine y las entradas para los espectáculos teatrales, musicales o de danza, que tienen un precio al público mucho menor que en otras localidades. Cuenta con una amplia oferta de cursos y talleres socioculturales, deportivos, además de celebrarse numerosas actividades dirigidas a todo tipo de público. Por ejemplo, en lo que en otras localidades son semanas (semana de la mujer, del deporte), en Almussafes las actividades se alargan durante un mes.

Además, Almussafes fue el primer municipio de España que sufragó en su totalidad los libros de texto de los alumnos de infantil y primaria (empezó a principios de los ochenta) y en la actualidad subvenciona todas las etapas educativas, desde la guardería hasta la universidad. Y las fiestas patronales se alargan durante tres semanas, con actividades y actos la mayoría gratuitos para todos los vecinos.

La presencia de Ford ha supuesto muchas ventajas, sobre todo lo han notado las arcas municipales: el 40 % de lo que se recauda viene de la factoría, a lo que hay que sumar los ingresos procedentes de las empresas proveedoras de Ford ubicadas en el polígono Rey Juan Carlos . Y la comparativa de los presupuestos no deja lugar a dudas: si en 1973 era de 5 millones de pesetas, en 1980 había ascendido a los 115 millones. En el año 2015 el presupuesto alcanza los 13,5 millones de euros.

Fotos

Vídeos