El nuevo Cercanías Alicante-Villena doblará el número de pasajeros

La frecuencia de trenes se multiplica por dos y dará servicio a 180.000 habitantes del Alto y Medio Vinalopó con más paradas

EFE ALICANTE.

El nuevo servicio de trenes de Cercanías entre Alicante y Villena, que pasará de 10 a 20 las frecuencias diarias, inició ayer sus rutas. Prestará beneficio de una población de 181.000 habitantes del Alto y Medio Vinalopó, previsiblemente multiplicará por 2,5 el número de viajeros pasando desde los 800 al día de hoy hasta más de 2.000.

Así lo estimó el presidente de Renfe, Isaías Táboas, en la estación ferroviaria de Alicante, donde presentó la mejora de la línea de Cercanías entre esta ciudad y Villena, en un acto con el president de la Generalitat, Ximo Puig, y los alcaldes de las localidades afectadas, como el de la capital provincial, Luis Barcala.

De 43 minutos de recorrido, la duplicación del número de convoyes facilitará que a partir de ahora los Cercanías se detengan en todas las estaciones: Universidad de Alicante, San Vicente del Raspeig, Novelda-Aspe, Elda-Petrer, Sax y Villena. Táboas explicó que el servicio mejorado de esta línea de Cercanías incorpora 76.000 nuevas plazas, que permitirán pasar de los 800 pasajeros actuales a «algo más de 2.000». Para el presidente de Renfe, se mejora «la calidad de vida y de oportunidades» de los ciudadanos a través de un medio de transporte «poco contaminante y que quiere ser más eficiente».

Con el fin de promocionar este uso, la compañía realizará en los próximos meses campañas de información en las localidades con estación «para que los ciudadanos sepan que hay estas mejoras». El precio del billete individual entre Alicante y Villena es de 4,25 euros aunque con ida y vuelta baja a 3,40 (6,80 en total), mientras que se ha previsto un abono mensual a 104,4 euros y otro dirigido a estudiantes por 99,2, así como un bono de 10 viajes por 31,85.

El president valenciano, Ximo Puig, destacó que la duplicación de los Cercanías supone una «mejora de la movilidad para miles de personas» y, al mismo tiempo, «Renfe atiende a una reivindicación histórica» con la que «Alicante y los pueblos del Vinalopó estarán más vertebrados». Durante el acto, Puig valoró «la mejora de las oportunidades» para «desplazarse con seguridad», sobre todo en el caso de los 3.000 estudiantes que cursan sus clases diariamente en la Universidad de Alicante, con parada.

Otro de los asistentes, el alcalde de Alicante, Luis Barcala, señaló que el de ayer es un día para estar «satisfecho por el paso adelante» de la mejora de la línea, aunque también subrayó que es una buena jornada para «reivindicar lo pendiente». Barcala aprovechó para mostrar su «preocupación» por la falta de impulso de la conexión ferroviaria entre Alicante y el aeropuerto, pese a que es el cuarto de España en número de pasajeros. Para el alcalde, el cambio del Gobierno central ha «dejado muerto y paralizado» este proyecto que anunció el exministro de Fomento Iñigo de la Serna, del PP, lo cual le parece «vergonzoso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos