Aprueba una ordenanza reguladora de clubes sociales de cannabis de Alicante

La propuesta ha salido adelante con los votos a favor del equipo de gobierno (PSOE, Guanyar Alacant y Compromís), Ciudadanos y la edil no adscrita Nerea Belmonte, mientras que el PP ha votado en contra y el concejal no adscrito Fernando Sepulcre se ha abstenido

EFEALICANTE

El pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado hoy inicialmente la ordenanza reguladora de clubes sociales de cannabis, la cual pretende establecer normas para que su ubicación no entre en conflicto con los derechos de los ciudadanos, ni se aproxime a centros escolares o sanitarios.

La propuesta ha salido adelante con los votos a favor del equipo de gobierno (PSOE, Guanyar Alacant y Compromís), Ciudadanos (C's) y la edil no adscrita Nerea Belmonte, mientras que el PP ha votado en contra y el concejal no adscrito Fernando Sepulcre se ha abstenido.

El munícipe de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, ha aclarado que la ordenanza es "puramente urbanística" y que "no pretende legalizar" el cultivo, consumo o distribución del cannabis, sino regular la ubicación de los centros sociales, constituidos por asociaciones, que son perfectamente legales.

La ordenanza, cuya elaboración se acordó en el pleno de julio de 2016, contempla también normas en cuanto a instrumentación, documentación y medidas de seguridad, salubridad e higiene.

También se establece la imposibilidad de que los clubes sociales compatibilicen su actividad con otras como bares o restauración, así como la imposibilidad de sacar veladores a la calle, situaciones para las que marca una sanción en caso de incumplimiento.

Para el portavoz del PP, Luis Barcala, la ordenanza "carece de objeto" pues, según ha argumentado, la actividad de estos clubes, en tanto que están constituidos como asociaciones, ya está reglada.

Y si, como ha dicho Pavón, es una "ordenanza urbanística", debería, en opinión de Barcala, haberse procedido a la modificación del artículo 96 del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante, vigente desde 1987.

A este punto, el edil de Urbanismo ha considerado que la ordenanza está "más que justificada" y ha señalado que es "una decisión política" llevarla a cabo a través de este mecanismo, y no con una modificación del PGOU.

Después de su aprobación inicial, la propuesta será ahora elevada a exposición pública para recabar alegaciones, tras lo cual deberá volver al pleno municipal para su aprobación definitiva.

Fotos

Vídeos