Arrestan en Chile a un empresario oriolano con 287 kilos de cocaína

Arrestan en Chile a un empresario oriolano con 287 kilos de cocaína

La droga, cuyo valor supera los 11 millones de euros, iba a ser enviada a Algeciras camuflada en un contenedor de limones

RICARDO FERNÁNDEZ

El cielo se debió derrumbar sobre su cabeza en el instante en que un grupo de agentes de la Brigada Antinarcóticos de la ciudad chilena de Arica, que parecían haber surgido de la nada, lo encañonaron con sus armas automáticas y lo obligaron a tenderse en el suelo para esposarle las manos a la espaldas. De esa brusca y dramática manera finalizó la aventura suramericana de un empresario oriolano, José Manuel A. H., de 53 años, quien ha sido detenido por su presunta vinculación con un alijo de 287 kilos de cocaína de gran pureza, que una organización criminal pretendía trasladar hasta España.

La espectacular operación, bautizada 'Binomio' por haber estado coordinada entre la Fiscalía chilena y la Brigada Antinarcóticos y cuyos resultados trascendieron ayer, ha significado asimismo el arresto de un abogado de Murcia, José María V.G., de 32 años, y del colombiano Julio I.C.R., de 24, de quienes se sospecha que formaban parte «de una mafia internacional» dedicada a la introducción en Europa de grandes cantidades de cocaína.

El fiscal adjunto de Arica, Daniel Valenzuela, y el comisario Eduardo Gatica, de la Brigada Antinarcóticos, explicaron que las investigaciones se iniciaron en otro país distinto de Chile que no identificaron -muy probablemente, Colombia- y permitieron seguir las evoluciones del alijo de cocaína, que fue introducido en territorio chileno por la frontera norte, que linda con Bolivia.

Desde ahí, la sustancia estupefaciente fue trasladada por carretera hasta la Región Metropolitana, donde iba a ser guardada en una nave industrial hasta que llegara el momento de embarcarla, a través del puerto de San Antonio, con destino a Algeciras (Cádiz). Todos los datos apuntan a que la fórmula elegida para tratar de introducir la droga en España consistía en ocultarla en un contenedor repleto de limones.

Los investigadores realizaron un minucioso seguimiento del camión en el que viajaba el alijo, para lo cual llegaron a utilizar helicópteros y otros medios aéreos. Cuando observaron que los presuntos traficantes llegaban a la nave de la comuna de Talagante que habían elegido para esconder el cargamento, los agentes antinarcóticos les cayeron encima. En el transcurso del espectacular operativo policial llegaron a producirse disparos de advertencia para disuadir a los sospechosos de cualquier intento de resistirse.

El comisario Gatica se felicitó por el éxito de las investigaciones, según publicaron diversos medios chilenos, y explicó que no se había detectado la implicación de ciudadanos chilenos en la organización criminal, por lo que todo apunta a que este país sudamericano solo estaba siendo utilizado como plataforma hacia Europa de la sustancia estupefaciente, cuyo valor asciende a más de 11 millones de euros.

Los tres arrestados, entre ellos el letrado murciano, fueron puestos a disposición del Juzgado de Garantía de Arica, que ha ordenado su ingreso incondicional en prisión. El magistrado ha dado un plazo de 60 días al fiscal Valenzuela para que termine de completar sus investigaciones.

Los dos españoles acusados de narcotráfico habían entrado en Chile con visado de turista.