El calor y el puente de San Isidro llenan las playas alicantinas

La playa del Postiguet, ayer, abarrotada de bañistas./
La playa del Postiguet, ayer, abarrotada de bañistas.

Las temperaturas máximas se disparan hasta los 26 grados sobre todo en el litoral de la Costa Blanca después de una semana de nubes y chubascos intermitentes

JAVIER LOZANO

La Costa Blanca recibió ayer con temperaturas que en algunos momentos superaron los 26 grados el desembarco de miles de turistas madrileños que aprovechaban la festividad de San Isidro en la capital de España para disfrutar del puente a orillas del mar.

Atrás quedaba una semana de inestabilidad meteorológica marcada por vientos del norte, chubascos intermitentes y elevada nubosidad que en la jornada del viernes no obstante ya empezó a dejar paso a cielos más despejados y un ligero ascenso de las temperaturas que ayer fue aún más acusado.

Las playas de la provincia se poblaron de bañistas. Las más populares como la del Postiguet en Alicante o las de Levante y Poniente en Benidorm presentaban al mediodía estampas casi más propias del mes de agosto que de mayo.

Las temperaturas no registrarán hoy grandes variaciones en la Comunitat Valenciana. El cielo seguirá poco nuboso o despejado, los termómetros apenas notarán un ligero descenso de las máximas en el litoral, y los viento serán variables flojos en toda la región salvo en el tercio norte de Castellón, que serán del noroeste moderados.

El buen tiempo que acompaña este puente de San Isidro puede terminar de apuntalar la recuperación de las cifras de ocupación hotelera hasta los niveles previos a la crisis. Hosbec, la patronal hotelera de Benidorm, ya se felicitaba días atrás de haber registrado una segunda Semana Santa durante la segunda quincena del mes de abril, que se cerró con un 90,3% de ocupación media.

Los datos globales del mes de abril en el conjunto de la provincia también invitan al optimismo, ya que la ocupación aumentó un 5,3% respecto a abril de 2015, llegando hasta el 73%.

En el pasado puente de Mayo, el porcentaje de ocupación registrado en los establecimientos de la Costa Blanca fue del 85,34%, cifra casi idéntica a la alcanzada en 2015.

La media acumulada en ocupación en este ejercicio se sitúa en 59,08%, lo que supone un aumento de 6,15 puntos con respecto al año 2015.