Pavón aboga por utilizar a la Policía para descongestionar las calles durante el 'tardeo'

Pavón aboga por utilizar a la Policía para descongestionar las calles durante el 'tardeo'

Los hosteleros niegan que haya un problema de paso y negociarán con PSOE y Compromís, a quienes consideran menos estrictos

EVA MARÍA LAHOZAlicante

Va a ser difícil reconciliar la postura de la Concejalía de Urbanismo y Vía Pública y la de los locales de ocio y hostelería del centro de la ciudad en materia de veladores. Ayer se celebró un encuentro entre el edil del área, Miguel Ángel Pavón, y las dos asociaciones mayoritarias, Apeha y Alroa, pero se produjeron pocos avances.

Los empresarios de locales de ocio están dispuestos a negociar, pero mantienen su clara oposición a toda reordenación que conlleve reducción de mesas porque, dicen, puede suponer el cierre de sus negocios.

Por su parte, Pavón no cede un ápice en sus intenciones de aprobar planes especiales de ordenación de veladores en zonas saturadas del centro, como Castaños, Gabriel Miró, Labradores y San Cristóbal, una herramienta restrictiva que le permite la actual ordenanza pero que hasta ahora no se había utilizado. Y advierte de que utilizará incluso a la Policía Local para despejar las vías de gente en casos de «sobreocupación».

Advierte de que estos planes conllevarán reducción de mesas «en algunos casos» aunque niega que se vaya a llegar al 40% en Castaños, como denuncian los hosteleros.

Lo que sí que se quiere hacer en esta vía principal del 'tardeo' es retirar los veladores del centro y acercarlos a fachada. Aunque, según reconoció el concejal, tendrán que buscar salida al problema que esto genera para los invidentes, que utilizan las paredes como guía. Si se retiran tanto del centro de las vías como de las fachadas, ello sí que exigiría a los empresarios retirar un mayor número de mesas. Mientras que pegadas a la pared solo pierden las del vano de la puerta.

Seguridad y tránsito

Esta idea de quitar las terrazas del centro de la calle es una norma que también se aplicará en otras vías, como en Labradores y en la plaza de San Cristóbal y tiene un doble objetivo: por un lado, facilitar el paso a los vehículos de emergencias; por otro, evitar que a la ocupación de la vía que ya suponen las terrazas, se sume la de grupos de personas que se congregan entre éstas y los locales.

En este contexto es en el que Pavón aboga por implicar incluso a la Policía Local para que se encargue de descongestionar las calles.

Asegura que en el centro hay problemas de «sobreocupación» de vía pública, que se producen sobre todo los sábados, el día estrella del 'tardeo' y que hacen «intransitable ese espacio, que en teoría queda libre peatonal». Por ello, consideró que la manera de regular a los clientes que están de pie «es un tema de presencia policial, básicamente».

«Si hay una absoluta saturación, se tiene que garantizar un tránsito peatonal y de vehículos de emergencias y la Policía puede actuar si hay una situación de que no hay espacio libre», apuntó.

Desde Alroa, su portavoz, Lalo Díez, consideró tras la reunión que en Alicante no existen «problemas de tránsito». El empresario reconoce que el sábado «hay mucha más gente, afortunadamente para el sector y para una ciudad que vive del turismo, el ocio es una pata fundamental».

Díez lamentó que desde Vía Pública entiendan que presencia de mucha gente los fines de semana en la ciudad «es un problema» y aseguró que «en ese punto, no nos vamos a encontrar, porque para nosotros no es un problema que el centro esté lleno de gente que viene a comer y a tomar copas».

A juicio del empresario, la actitud ante este conflicto por parte de los grupos socialista y de Compromís, es muy distinta a la de Pavón. «Nos hemos reunido con ambos y se nos ha transmitido que no hay intención de quitar mesas, sino de trabajar conforme a lo que hay en la ordenanza y que funcione». Si no alcanzan un acuerdo con el edil de Urbanismo, intentarán negociar con sus socios del tripartito.

El representante de los locales de ocio advirtió de que la reducción de veladores puede «abocar al cierre» de los negocios, aunque se mostró dispuesto a esperar a que el Ayuntamiento les presente los proyectos de ordenación definitivos para tomar las medidas que consideren necesarias. Entre ellas se baraja la presentación de demandas.