Cinco inversores e investigadores rusos construyen 140 chalés en Aigües

Cinco inversores e investigadores rusos construyen 140 chalés en Aigües

Levay Invest adquirió los activos embargados a un promotor de Monforte del Cid en el Residencial Paraíso y presenta en el Ayuntamiento el proyecto inmobiliario

BERNAT SIRVENTAlicante

Cinco inversores e investigadores de origen ruso han presentado un proyecto en el Ayuntamiento de Aigües para ampliar la única urbanización residencial del municipio después de negociar con la banca acreedora la compra al anterior promotor, un empresario de Monforte del Cid, según confirmó ayer a este diario la alcaldesa popular del municipio de l'Alacantí, Mariluz Iborra. El proyecto consiste en la construcción, a corto plazo, de 140 viviendas unifamiliares, así como una instalación deportiva anexa que incluye tres pistas pequeñas para la práctica y la enseñanza del golf, no un campo de golf en sí.

Lo que ocurre en Aigües no es sino un síntoma más de la reactivación que está registrando el ladrillo en la Costa Blanca, sobre todo por el tirón de la demanda extranjera. En este caso, también los foráneos están detrás del proyecto. Concretamente cinco socios rusos que, según la versión de la alcaldesa, se dedican a la investigación y que tienen en Torrevieja a su enlace para diversificar las inversiones por la Costa Blanca y el resto de España.

Residencial Paraíso cuenta en estos momentos con unas veinte viviendas. La urbanización quedó paralizada en el momento en el que estalló la burbuja inmobiliaria, hace ya un lustro. Los activos del suelo urbanizable fueron embargados por la banca acreedora y ahora los rusos los han adquirido porque ver perspectivas de reactivación de la demanda nacional e internacional en el privilegiado balcón de la montaña alicantina, a escasísima media hora de la primera línea del mar.

El proyecto arrancará, una vez que lo aprueben los técnicos municipales, con la construcción inminente de ocho chalets, a los que se sumará otra importante cifra de 132 en próximos meses. La urbanización se completará con dos pitas de pádel, una de frontón, «tres pequeñas pistas para practicar el golf sobre cómo golpear y acercamiento al hoyo o green», cafetería-restaurante y mirador panorámico, así como vestuarios. «No es un campo de golf en sí, sino tres pequeñas pistas para practicar, porque los inversores rusos han detectado que hay mercado», añade la alcaldesa Mariluz Iborra.

«Ahora vamos a hilvanar muy bien todos los detalles técnicos del proyecto, porque ello requiere del mantenimiento de un pueblo pequeño como Aigües, aunque yo como alcaldesa y la mayoría de la población estamos muy contentos», explicó ayer Iborra a este diario.

Añade que este residencial, situado cerca de la conocida Finca Delicias, «estaba muerto y ahora se vuelve a mover, es muy buena noticia». Fuentes del PSPV en la oposición municipal han mostrado en las últimas horas su preocupación por el anuncio del campo de golf -que la alcaldesa precisa en este diario que serán pistas de prácticas- ante la sobre explotación de los acuíferos de la zona. Aigües está situado a 342 metros de altitud en la parte más oriental del imponente Cabeçó d'Or.

Durante la burbuja inmobiliaria, se presentaron ante el Ayuntamiento varios planes de actuación urbanística sobre los alrededores del antiguo y abandonado balneario de aguas termales. Uno de esos proyectos lo lideraba el actual vicepresidente y promotor inmobiliario originario de Orihuela, Valentín Botella. No salió adelante.