Las Provincias

La recogida de basura para crear abono arranca con 250 contenedores en dos barrios

Un técnico explica a una vecina la prueba piloto junto a uno de los nuevos contenedores. :: LP
Un técnico explica a una vecina la prueba piloto junto a uno de los nuevos contenedores. :: LP
  • El Ayuntamiento prepara una línea de tratamiento en la planta de Hornillos para recibir los residuos de materia orgánica a partir del día 13

VALENCIA. La explanada de la plaza del Ayuntamiento sirvió ayer para presentar a las asociaciones vecinales el nuevo modelo de contenedor donde se depositarán los residuos orgánicos, la basura domiciliaria con la que se fabricará abono agrícola en la planta de los Hornillos.

La concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, destacó que en total se repartirán 250 depósitos en los barrios de Benimaclet y San Marcelino, además de otros en grandes recintos donde se generan residuos de este tipo en Quatre Carreres y el Marítimo. A partir del día 11 se colocarán en las calles y dos días más tarde pasará por primera vez el servicio de recogida.

En los dos últimos distritos, el plan prevé el reparto de depósitos de distinto tamaño en colegios, mercados, centros de salud y supermercados, además de cinco hospitales. De manera paralela, el Consistorio ha firmado acuerdos con la Universitat Politècnica y el Instituto de Investigaciones Agrarias, con el propósito de estudiar la valoración, es decir, la salida al mercado y la optimización de estos productos.

Soriano destacó que la planta perteneciente a la Entidad Metropolitana de Residuos ya tiene una línea preparada para atender la reconversión de estos residuos en un compost aceptable para su utilización en campos de cultivo. En la actualidad, se produce abono aunque ahora será más tonelaje.

El plan piloto se convertirá en un periodo de dos años en un servicio ordinario en todos los barrios, debido a las obligaciones impuestas por la Unión Europea para el tratamiento de estos residuos, así como en el plan zonal al que pertenece Valencia. Soriano señaló sobre esto que otros municipios están interesados en dar ya el paso para colocar los depósitos de recogida para materia orgánica con el mismo propósito.

Hasta el próximo 31 de diciembre se hará una campaña de información en Benimaclet y San Marcelino, que incluirá el reparto de cartelería de comercios y viviendas.

A partir de la noche del 13 se podrán utilizar los contenedores selectivos denominados de fracción orgánica, y abono de alta calidad. En 2020, reiteró la edil, debe estar implementado todo el sistema, aunque el «anterior gobierno municipal no había hecho los deberes y era un reto que se tenía que abordar».

El motivo de elegir los dos barrios citados es que permite testar diferentes situaciones. Benimaclet cuenta con 25.000 habitantes y San Marcelino con unos 10.000, mientras que también podrán probarse camiones de carga lateral y trasera. La edil indicó que lo mismo ocurre con los dos distritos, ya que incluyen cinco hospitales, entre ellos La Fe de Malilla, 22 centros escolares, tres mercados municipales y 16 supermercados.

Debido a que se trata de un plan piloto no hay una previsión de las toneladas que se recogerán. La edil mencionó que en otras ciudades, estos residuos se recogen cada cuatro días, aunque esto está por ver en Valencia, entre otras cosas por los olores que pueden desprender los depósito los días de fuerte calor. Soriano confió por último en que el sistema sea rentable a largo plazo, aunque el Consistorio asumirá una fuerte inversión los próximos años.