Las Provincias

Una marcha de taxis recorre Valencia contra los tratados de libre comercio

fotogalería

/ LAS PROVINCIAS

  • La marcha ha finalizado frente al Ayuntamiento y ha provocado atascos en el centro de la ciudad

Una caravana de taxis ha recorrido esta mañana el centro de la ciudad de Valencia para protestar contra los tratados transatlánticos de libre comercio que se están negociando entre Europa, EEUU y Canadá y que, según han alertado, buscan acabar con todo tipo de reglamentaciones, ya sean de carácter social, laboral, profesional, sanitario o técnico, poniendo en "peligro" los derechos de los trabajadores.

Así lo han denunciado tras una marcha que ha arrancado a las 10.30 hora de las Torres de Serranos y ha rodeado el centro de la capital del Turia, ocupando a veces dos, a veces tres carriles, para concluir en la plaza del Ayuntamiento con la lectura de un manifiesto. Durante han hecho sonar el claxon y llevaban carteles en los que se podía #niCETAniTTIP, #SoyTaxistaActivista o el símbolo de la bandera pirata junto al nombre de la empresa Uber, entre otros mensajes.

La protesta, --convocada por la Campaña contra el TTIP, Confederación de Autónomos del Taxi de la Comunitat Valenciana, USOCV y ATCV--, se enmarca dentro de una semana de acciones programada en diferentes ciudades europeas contra el TTIP y el CETA, en el que se ha denominado 'Otoño de resistencia', para visibilizar la oposición a estos tratados y exigir a la Comisión Europea que no los firme.

Según han alertado, estos acuerdos inauguran una nueva generación de tratados que minimizan los aspectos puramente técnicos de acceso al mercado, como aranceles o cupos de importación, para centrarse en otros temas "más jugosos" para los grandes negocios, como son los servicios, las protección de las inversiones y la desregulación.

En este sentido, el manifiesto que han leído a las puertas del Ayuntamiento, denuncia que la eliminación de barreras que para los defensores de los tratados de libre comercio no son más que "trabas burocráticas", "limitarían, de entrar en vigor, la capacidad de los gobiernos para regular la actividad y la entrada de proveedores de servicios extranjeros en el mercado nacional, amenazando la viabilidad de los servicios públicos y de los proveedores de otro tipo de servicios nacionales, tales como el transporte".

Con estos tratados, explica el texto, "la deslocalización se legaliza y se quitan todo tipo de trabas para que las empresas busquen instalarse donde más beneficio puedan obtener, sin tener en cuenta otro tipo de consideraciones sociales o laborales. El efecto es la destrucción de puestos de trabajo y desmantelamiento del tejido industrial", advierten.

Además, tanto el TTIP como el CETA incluyen un mecanismo de resolución de conflictos inversor-Estado, llámese ISDS o ICS, que "podría desencadenar un auge de demandas de grandes empresas extranjeras contra la UE o sus Estados miembros ante tribunales de arbitraje privados, y exigirles indemnizaciones por adoptar salvaguardas en materia laboral, de salud, medio ambiente, pymes, finanzas u otras medidas internas", señala.

Y como piedra de bóveda, concluye, el TTIP "llevaría a una situación en la que tecnócratas de Bruselas y Ottawa o Washington, junto a lobistas de grandes transnacionales decidirían qué ley o norma debería ser abolida o introducida, puenteando y desautorizando a los representantes elegidos democráticamente".

"Nos afecta a todos"

Algunos de los taxistas que han participado han señalado que este tipo de acuerdos internacionales "nos afectan a los taxistas, a los autónomos y a todos los trabajadores en general". Según han explicado: "los trabajadores van a perder recursos, las grandes empresas van a salir a flote, las pequeñas y medianas empresas seguramente van a caer y los autónomos seguramente lo vamos a tener crudísimo en un país como es España que es sobre todo un país de autónomos".

Otro taxista ha señalado que estos acuerdos dan vía libre a algunas apps que bajo la "supuesta etiqueta de empresa colaborativa lo que están haciendo es quitarnos trabajo y no pagar impuestos".

En esta misma línea se ha expresado otro de los manifestantes, que ha lamentado que se quiera "liberalizar el sector" y ha criticado en concreto la puesta en marcha de UBER, "que está haciendo todo lo posible para acaparar el sector del taxi y luego más sectores, todo lo relacionado con el transporte liberalización total para que ellos puedan ganar a sus anchas. Y nosotros todo legales, con seguro de todo, y encima ellos toda va fuera y no pagan impuestos".