Las Provincias

Recuerdos en blanco y negro de Valencia

fotogalería

De la huerta a la ciudad. La avenida Tres Forques era antes una zona agrícola donde el asfalto brillaba por su ausencia, como se observa en la imagen. :: lp

  • El coleccionismo de fotos antiguas de Valencia se extiende en las redes de internet

Cuando uno escucha a un coleccionista como Andrés Giménez decir que ha comprado piezas valiosas de su imponente colección fotográfica y de postales de material aparecido en contenedores de basura, no se puede evitar un sentir algo de tristeza.

Evitar que esa memoria de Valencia se pierda para siempre es uno de los objetivos de la Asociación Cultural Remember Valencia, nacida de un grupo de amigos apasionados por el 'cap i casal' y su historia. Apenas ha comenzado a andar, aunque el presidente de la entidad, Javier Oms, indica que «el otro día nos reunimos en un bar de la plaza del Ángel y un chico se acercó porque nos había escuchado, para preguntarnos si éramos los de Remenber».

Y es que donde este grupo de coleccionistas son muy conocidos es en las redes sociales. La página de Facebook ha sobrepasado el millón de visitas desde que se puso en marcha hace unos años, comentó Oms, una cantidad muy elevada si se tiene en cuenta que se trata de fotografías antiguas de Valencia.

Quizás porque evocan recuerdos de la infancia o por el convencimiento de que conocer el pasado del 'cap i casal' es imprescindible, lo cierto es que este movimiento gana cada vez más adeptos. «Sirve también para evitar cometer los mismos errores», apunta Oms.

Uno de los puntos de inflexión del movimiento ha sido la publicación del libro 'La Valencia desaparecida', obra de Ángel Martínez y Andrés Giménez. Parte de las fotografías han estado expuestas hasta hace poco en el Colegio de Aparejadores y ahora podrán verse en la FNAC.

La idea es muy sencilla, pero al mismo tiempo enormemente difícil. Se coge una fotografía antigua de Valencia, para después colocarse en el mismo lugar y fotografiar la imagen actual. «Ángel Martínez ha hecho las de ahora porque tiene mucho acierto a la hora de escoger el lugar y acertar de pleno», comentó el coautor del libro.

En un repaso al azar, uno observa una de las calles laterales del antiguo Rectorado de la Universitat cubierta de nieve en un día de 1960, para en la página de al lado comprobar que apenas ha cambiado, salvo la ausencia de la capa blanca.

Pero más impactante resulta comprobar la calle Xàtiva cubierta de tierra y con un par de carros tirados por mulos, con la plaza de Toros al fondo. Ahora, en el mismo lugar, el carril bus, una farola similar y la capa de asfalto que le quita todo el encanto al conjunto monumental.

El avance de la arena en la playa del Cabanyal se comprueba en otra de las parejas de imágenes. En la primera, dos bañistas sonríen subidos a una piragua con el balneario de las Arenas al fondo. A la derecha, donde estaba el agua hay una posta sanitaria y una explanada.

Las piezas de la colección se cuentan por miles, aunque tanto Giménez como Oms tienen sus favoritas. Para el primero, una fotografía datada en 1858-59 de la plaza Portal Nou, cedida a otro coleccionista. «Todavía no habían tirado la muralla», observa. También una tienda de venta de caza y aves en la plaza Redonda, una imagen de los años 20.

El segundo desarrolla desde hace años un proyecto llamado Rememberteca, también en internet, además de dar difusión a todos los fondos de los miembros e investigar hechos históricos en las calles de Valencia. Por cierto, para formar parte de la asociación no hace falta tener una colección valiosa de fotos o documentos de la época. «Sólo debe tener ilusión», subraya.