Un niño de cuatro años sufre lesiones graves en la cara al morderle un perro

Acceso al área de Urgencias del Hospital Francesc de Borja de Gandia. / l. gallego
Acceso al área de Urgencias del Hospital Francesc de Borja de Gandia. / l. gallego

El ataque canino tuvo lugar en una vivienda de la playa de Daimús cuando el pequeño jugaba con el animal sin la vigilancia de los padres

ROCÍO ESCRIHUELA DAIMÚS.

Un niño de cuatro años sufre lesiones graves tras ser atacado el pasado sábado por un perro en la localidad valenciana de Daimús. El animal mordió en la cara al menor en un domicilio particular de la playa de este municipio mientras ambos se encontraban en el porche de la vivienda sin la vigilancia de ningún adulto. El niño, que resultó herido en el rostro, fue trasladado por la madre y una vecina hasta el hospital Francesc de Borja de Gandia donde recibió atención urgente. Dada la gravedad de las heridas, el menor fue trasladado a La Fe de Valencia para ser intervenido quirúrgicamente.

Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, el niño estaba jugando con el perro y al parecer, el menor le golpeó con una espada de plástico de juguete. Un hecho que motivó que el can se abalanzará sobre él y le atacara. El animal destrozó el rostro al pequeño de un mordisco. Los hechos sucedieron alrededor de las 15 horas y hasta el lugar del incidente se desplazaron agentes de la Guardia Civil de Oliva alertados tras una llamada al teléfono de emergencias 112. Cuando las fuerzas de seguridad acudieron a la vivienda, el menor ya no se encontraba en el interior de la casa.

En estos momentos, el suceso está siendo investigado por el puesto de mando del cuartel Oliva con la colaboración del Seprona, ya que aunque las características del animal son de un perro de raza peligrosa, no está catalogado como tal, según han señalado fuentes oficiales a este periódico. La propietaria del animal aportó una cartilla donde el perro figura como mestizo, aunque fuentes del caso señalan que «por el tamaño de la mandíbula y de la mordedura, el can debería estar registrado como raza peligrosa, ya que parecía un American Stanford». El animal, al estar dentro de un domicilio particular, no llevaba bozal. Los perros mestizos son lo que pertenecen a una raza mixta o no reconocida, ya que se trata de un cruce de varias razas.

Las mismas fuentes apuntaron que, hasta el momento, la dueña del can no ha presentado ninguna documentación más donde se pueda constatar que el animal tiene un seguro en vigor. Del mismo modo, el can no está registrado en la localidad de Daimús.

Preparando la mudanza

Según fuentes conocedoras del caso, en el domicilio donde sucedieron los hechos residían dos parejas amigas, ambas procedentes de Cantabria. Al parecer, habitaban allí desde la noche anterior, ya que la pareja propietaria del perro se había desplazado hasta el municipio de la Safor para ayudar a la otra familia en las tareas de mudanza. En estos momentos no hay ninguna persona detenida por el incidente, ya que todavía los agentes de la Guardia Civil de Oliva tratan de esclarecer lo sucedido y porqué el animal no está registrado en su cartilla como perro de raza peligrosa, cuando sus características indican que debería estarlo.

Tal y cómo marca el protocolo, el can fue aislado y trasladado hasta la protectora de animales Spama de Gandia, donde permanecerá durante un tiempo hasta que se determinen las causas exactas del incidente.

Fotos

Vídeos