Las Provincias

Un autobús de la línea 81 en Blasco Ibáñez. :: toni blasco
Un autobús de la línea 81 en Blasco Ibáñez. :: toni blasco

La EMT respalda a su chófer pese a que fue sancionado por conducción negligente

  • La gerencia de la empresa afirma que respetará la investigación de la policía y las medidas que se deriven de la misma

La gerencia de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) respalda al chófer denunciado por perseguir y embestir, con el autobús lleno de pasajeros, a un coche que supuestamente le había cerrado el paso en la ciudad de Valencia. La Policía Local denunció al empleado de la EMT por conducción negligente después de visionar las imágenes grabadas por una cámara instalada en la avenida de Blasco Ibáñez.

Los bandazos y acelerones que dio el transporte público y los testimonios de los testigos se contradicen con la versión del chófer del autobús de la línea 81. Esta persona y su empresa culpan del incidente al conductor del turismo «por cambiar temerariamente de carril de manera innecesaria y generar la reacción brusca del chófer de la EMT para evitar el impacto».

Sin embargo, los policías locales y policías nacionales que intervinieron dieron más credibilidad a los pasajeros del autobús y al conductor del coche. Prueba de ello es que solo le hicieron la prueba de alcoholemia y el test de detección de sustancias estupefacientes al chófer de la EMT. Ambos controles dieron negativo. Como ya informó ayer LAS PROVINCIAS, los hechos ocurrieron el pasado viernes por la tarde en la avenida de Blasco Ibáñez a la altura de la Facultad de Geografía e Historia, donde el autobús golpeó la parte trasera del turismo.

El autobús estaba lleno de pasajeros. Más de una treintena de personas fueron testigos de los hechos. Algunos de ellos se llevaron las manos a la cabeza y pidieron al chófer que abriera las puertas. Tras la colisión, el conductor del coche bajó a su hija de seis años, que viajaba en una silla de seguridad en la parte trasera del vehículo, y la dejó en la acera. Luego se encaró con el chófer municipal y le dijo que iba a llamar a la policía.

Los pasajeros del autobús protestaron porque el conductor no abría las puertas. Querían apearse pero no estaban en la parada. Fueron momentos de gran tensión y nerviosismo hasta que llegó una patrulla de la Policía Nacional. El chófer abrió entonces las puertas del transporte público y bajaron más de 30 personas. Algunas de ellas se ofrecieron a la policía como testigos.

La Policía Local realizó las correspondientes diligencias y sancionó al conductor del autobús por conducción negligente. La multa de 200 euros, que tiene un descuento del 50 por ciento por pronto pago, «deberá pagarla el infractor», afirmó un portavoz de la empresa municipal. El conductor del coche presentó también una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional del distrito de Exposición, pero la gerencia de la EMT aseveró ayer que no tenía constancia de esta denuncia ni de la sanción de la Policía Local.

No obstante, la dirección de la empresa está pendiente de la investigación policial y «respetará la decisión y medidas que se deriven de la misma». También lamenta el incidente y las molestias generadas a los pasajeros del autobús, aunque recuerda que estas actitudes temerarias -en referencia al conductor del coche- y la falta de respeto a las normas de circulación y a los espacios reservados a la EMT «son la causa principal de la práctica totalidad de los incidentes en los que se ven envueltos los autobuses municipales. La gerencia de la EMT espera que se corrijan estas actitudes negligentes «por el bien no sólo nuestros usuarios, sino de toda la ciudadanía».

Por último, Gabriel de las Muelas, presidente de la Asociación Profesional de Trabajadores del Transporte Urbano de Valencia (APTTUV), también respalda al conductor de la EMT porque «no se puede observar ninguna actitud temeraria» tras visionar la grabacción de la cámara de tráfico. Según este representante sindical, el conductor del turismo «provocó a nuestro compañero, frenando delante del autobús y cambiando de dirección hasta el punto de colisionar contra él». Gabriel de las Muelas asevera que los conductores de la EMT, con su profesionalidad, «evitan accidentes y problemas con los usuarios del servicio todos los días».