El barco pirata de Playmobil de dos niños logra cruzar navegando el océano Atlántico

El barco pirata de Playmobil de dos niños logra cruzar navegando el océano Atlántico
TRACK-ADVENTURE.SQUARESPACE.COM

El juguete, que lleva incorporado un GPS, partió de Escocia hace un año y actualmente se encuentra en Sudamérica

DOMÉNICO CHIAPPE

Los náufragos lanzaban botellas al mar. En este siglo de escasas zozobras marinas, dos niños dejaron a la deriva un barco de juguete. Uno pirata de Playmobil. Se enfrentaban a un naufragio casi seguro. Los niños son hermanos. Se llaman Ollie y Harry Ferguson, de ocho y cinco años. Cómplices en esta aventura de su barco, llamado así precisamente: 'Adventure'. Un día soleado, aunque frío, abrigados con sus trajes de neopreno y pies descalzos, soltaron amarras en una playa del mar del Norte. Salió de Escocia, y llegó a las costas de Escandinavia en noviembre de 2017.

El primero de enero, 'Adventure' llevaba ya 1.500 millas recorridas (unos 2.500 kilómetros). Luego, viajó de polizón en un barco noruego, llamado 'Christian Radich', que lo llevó hasta Cabo Verde, donde volvió a soltarlo. Una odisea documentada gracias a un GPS, instalado en el barco, y a una bitácora en Facebook. Desde la cuenta 'The days are just packet' se monitorea la increíble historia de este barquito de plástico. Acostumbrados a posar para la red social de su padre, los niños dan cuenta de la trayectoria de su travesura que cruza los mares, en «pequeñas actualizaciones». «Está navegando bien», escribían. «Velocidad media de 0,5 nudos». Al fondo, una réplica del barco. Para marzo ya había navegado 2.260 millas. Cualquiera que haya jugado con uno de estos barcos de Playmobil podría mostrar cierta intriga por saber cómo ha logrado mantenerse a flote, a pesar de las embestidas del oleaje. El barco, tal como sale de fábrica, flota, sí, pero su estabilidad es precaria. Los Ferguson explican que, en efecto, el juguete necesitó algunas adaptaciones. Un contrapeso para que se mantuviera erguido y no volcara, y un refuerzo de poliestireno.

Como las antiguas botellas, lleva un mensaje: al encontrarlo, volverlo a lanzar al mar. Bien podría tratarse de una gran campaña de márketing de Playmobil. O podría ser que el padre es un fanático de este tipo de juguetes y la ocurrencia ha sembrado la ilusión, y la notoriedad, en estos niños. La última actualización registrada en Facebook explica que está «a 750 millas de la costa suramericana». Las corrientes han sido benévolas con la embarcación. Un juguete que sobrevive como el plancton, a merced de la marea.

La aventura de este barco de juguete se puede seguir a través de una página de Facebook creada por Ollie y Harry.

Fotos

Vídeos