Las consellerias sociales cierran 2017 con 1.300 millones en impagos

Manolo Mata y Mónica Oltra, ayer en Les Corts. / Manuel Molines
Manolo Mata y Mónica Oltra, ayer en Les Corts. / Manuel Molines

Los datos de ejecución revelan que Sanidad, Educación e Igualdad suman 371 millones sin utilizar y más de 900 que no habían abonado

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

La ley de presupuestos es, así se considera, el debate más importante de los que se celebra en Les Corts. No tanto porque el intercambio dialéctico y la confrontación de ideas sea particularmente brillante, sino porque lo que se decide en esa sesión plenaria es el destino de casi 20.000 millones de euros. La ley de presupuestos es importante pero, probablemente, aún lo son más los datos que revelan la ejecución presupuestaria, es decir, cuál ha sido la utilización real que la administración ha hecho de ese dinero-

El portal de la transparencia de la Generalitat ha difundido los datos de ejecución presupuestaria correspondiente al 31 de diciembre de 2017, es decir, el cierre del año. Y las cifras no pueden resultar más esclarecedoras. Las tres consellerias de más claro perfil social del Gobierno valenciano -Educación, Sanidad e Igualdad- suman 371 millones de euros pendientes de ejecutar y otros 908 millones que, aunque figuran como obligaciones reconocidas, siguen pendientes de pago a fecha de 31 de diciembre.

Es decir, un total de 1.279 millones que figuraban en el presupuesto aprobado para el último ejercicio y que, al finalizar el año, no se habían pagado. De hecho, los primeros 371 millones ya no se abonarán porque se entiende que, con el presupuesto cerrado -y aprobado el nuevo- el Consell renuncia a cumplirlo.

Igualdad sólo había pagado al acabar el año el 17,5% de inversión en Servicios Sociales

El examen por departamentos sitúa a la conselleria de Educación que dirige Vicent Marzà como la que, en términos absolutos, ha dejado más presupuesto pendiente de ejecutar y más obligaciones sin atender al finalizar el año. En concreto, la cifra que renuncia a utilizar -o para la que no le han llegado fondos con los que poder hacerles frente- supera los 184 millones de euros. De esa cifra, casi 60 millones son remanentes de crédito del capítulo de Enseñanza Primaria, y otros 40 pertenecen a Secundaria y casi 30 del capítulo de Fomento de la Actividad Deportiva -con un presupuesto de 63 millones, sólo se han pagado 11,4-.

A esas cifras hay que añadirles 62 millones en primaria pendientes de pago y 23,4 millones en secundaria en la misma situación. Con todo, el capítulo de pendiente de pago en Educación lo encabeza el capítulo de Universidades, que al finalizar el ejercicio no había recibido 365 de los 875 millones presupuestados para todo el año. Fomento de la Actividad Deportiva y el programa de Artes Plásticas y Escénicas, con 23 millones cada uno, acumulan también cifras significativas pendientes de pago.

La conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que dirige Mónica Oltra también acumula una buena cantidad de millones pendientes de pago o de ejecución. En conjunto, según los datos publicados en la web de Transparencia, un total de 180 millones de euros que, al acabar 2017, no se habían abonado pese a que se presupuestaron.

En la conselleria de Oltra, sólo tres programas ya suman 66 millones de euros que se dejan por ejecutar: Gestión de centros de personas mayores (34 millones), Dependencia (20 millones) e Infancia y Adolescencia (12 millones). En cuanto a las obligaciones pendientes de pago, el programa de Servicios Sociales suma 27 millones de euros, el de Diversidad funcional otros 25 millones y el de Gestión de centros de personas mayores otros 19 millones.

Principales cifras

1.279
millones de euros que suman Educación, Sanidad e Igualdad y que no pagaron al acabar 2017.
371
millones de euros que las consellerias sociales renunciaron a ejecutar el pasado ejercicio.
908
millones de euros que las áreas de Marzà, Montón y Oltra no habían pagado al cerrar el presupuesto.

La ejecución presupuestaria de este departamento presenta datos tan significativos como que del capítulo de inversiones del programa de Servicios Sociales sólo se haya pagado un 17,5%, o un 25% en el mismo capítulo del programa de Gestión de centros de personas mayores.

La gestión de Oltra al frente de Igualdad y Políticas Inclusivas ha venido siendo cuestionada por la oposición precisamente por el escaso nivel de ejecución de sus programas. Otro aspecto vinculado con la gestión de la conselleria, el recurso a los contratos menores y a los pagos a través de expedientes de enriquecimiento injusto, derivó en una denuncia del PP que ya investiga la fiscalía.

La conselleria de Sanidad que dirige Carmen Montón, el tercer pilar sobre el que se asientan las políticas sociales del Consell, suma un total de 352 millones de euros en impagos. De esa cifra, 255 corresponden a obligaciones reconocidas que, a 31 de diciembre, no se habían abonado, y otros 97 millones se habían quedado pendientes de ejecutar.

En el programa de Asistencia Sanitaria, el económicamente más significativo de la conselleria que dirige Carmen Montón, el presupuesto se cerró con 164,8 millones pendientes de pago y otros 36,1 millones que se quedaron sin ejecutar -la suma supera los 200 millones-. En el de Prestaciones farmacéuticas lo que se queda sin ejecutar son más de 10 millones y lo que no se había pagado al acabar el año superaba los 3,7 millones. Más destacado es el capítulo de Prestaciones Externas, con más de 46 millones pendientes de pago, a los que cabría sumar las Prestaciones Externas Complementarias, con otros 19 millones de impagos.

En la ejecución presupuestaria del departamento de Montón aparece que el capítulo de inversiones del programa correspondiente a la Escuela Valenciana de Estudios para la Salud sólo se ha pagado un 5%, y un 0,23% del programa de Análisis y Evaluación de la Atención al paciente. De los 57 millones de inversiones en Asistencia sanitaria sólo se pagaron 24 millones, y del programa de Salud, las inversiones se quedaron en el 43%.

Más

Fotos

Vídeos