El Ayuntamiento de Valencia cancela una exposición del funcionario que no fue a trabajar en diez años

El funcionario Carles Recio. / VICENTE MARTINEZ
El funcionario Carles Recio. / VICENTE MARTINEZ

Carles Recio pretendía inaugurar una muestra en la que quería justificar su labor en la Diputación y lavar su imagen tras el escándalo

EP

El Ayuntamiento de Valencia canceló ayer una exposición, cuya inauguración iba a tener lugar por la tarde en la sala de la Junta de Distrito de Ciutat Vella, tras conocer que Carles Recio --el funcionario despedido el pasado mes de agosto de la Diputación de Valencia por supuestamente cobrar durante diez años como jefe de la Unidad de Actuación Bibliográfica sin ir a trabajar-- iba a utilizarla «para lavar su imagen».

Por su parte, Carles Recio justificó esta exposición --titulada 'Amar a Valencia' y subtitulada 'Los trabajos del hombre que nunca trabajó'-- en su voluntad de explicar a la sociedad «de una manera democrática» la actividad que ha realizado durante sus años en la corporación provincial. Sobre la cancelación de la actividad, lo calificó de «censura» y remarcó que «cuando te ponen la mordaza en la boca» es una actitud «dictatorial».

Fuentes municipales explicaron que Recio podría haber utilizado una asociación pantalla para solicitar la autorización de la muestra sin concretar que el motivo por el que la hacía era para exculparse de los hechos que se le atribuyen en la corporación provincial. El consistorio está buscando el expediente para saber exactamente qué solicitó y cómo lo hizo. Ha lamentado que se haya intentado utilizar los recursos públicos para beneficio propio. «En este caso el objetivo era intentar lavar su imagen --de Recio-- y no se va a desarrollar la muestra esta tarde».

Por su parte, Carles Recio señaló que fue una asociación de artistas de la que forma parte y que ha solicitado esa misma sala en ocasiones anteriores la que pidió el espacio. Incidió en que la exposición se titula 'Amor a Valencia' porque él «ha trabajado mucho por València» y la justificó porque se ha dicho que no trabajaba, «un absurdo que se ha difundido durante tanto tiempo» y que está en los tribunales, por lo que «será un juez el que dirá si trabajaba o no». Pero además, continuó, «la sociedad me pidió responsabilidades como funcionario que ha cobrado del erario público y he preparado una exposición para que se viera qué he hecho sin insultar y sin nombrar a nadie».

Carles Recio fue despedido el pasado mes de agosto de la Diputación por «dejación de funciones» y por haber cometido una «falta muy grave», ya que presuntamente estuvo cobrando diez años como jefe de Unidad de Actuación Bibliográfica, adscrito al centro Archivo-Biblioteca, sin trabajar.

Fotos

Vídeos