Las Provincias

La Comunitat es la última autonomía de España en gasto por habitante

  • El Gobierno invertirá un 35,5% menos que la media nacional y cada valenciano recibirá casi una cuarta parte que un castellano leonés y una tercera que un gallego

Valencia. De poco ha servido el intento de generar un consenso en Les Corts entre todos los partidos políticos para reclamar unas inversiones justas para los valencianos. La Comunitat será la región de España que recibirá la menor cuantía del gasto de inversiones por habitante en 2017. Según los Presupuestos Generales del Estado (PGE) a cada valenciano le corresponden 119,4 euros de la inversión que prevé realizar el Ejecutivo central, un 35,5% menos que la media estatal que se sitúa en 185 euros por ciudadano español.

Las cuentas del ministro Cristóbal Montoro, titular de Hacienda, vuelven a dejar en una situación precária, una vez más, a la Comunitat. Disiminuyen las inversiones de años anteriores, que ya estaban por debajo de la media en todos los aspectos. El Gobierno invertirá 589 millones euros frente a los 879 que se fijaron en las cuentas de 2016, un 33% menos. Estos datos reflejan que Valencia, Alicante y Castellón son algunas de las provincias en donde más ha disminuido la inversión, tan sólo superadas por las regiones de Andalucía. Esta es una circunstancia más que denota la marginación hacia los valencianos, que desde 2011 no alcanzan nunca en los PGE el 10% del total de las inversiones estatales que se supondría como el correspondiente al peso demográfico valenciano en el país.

El hecho de representar un 10,6% de la población total de España, de contar con un sistema de financiación objetivamente perjudicial y de que la renta per cápita de la Comunitat esté por debajo de la media no ha supuesto ningún aliciente para Montoro. El Ministerio de Hacienda incluso ha quebrado la leve senda de repunte de inversiones que se había iniciado durante el ejercicio anterior en comparación con 2015.

Tendencia rota

El trozo de la tarta que este año ha sido asigando en los PGE a los valencianos es del 6,9%, pese a que el último registro del Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja que la población representa un 10,6% del conjunto del Estado. Esto indica que la inversión es más de un punto porcentual inferior que en el ejericicio presupuestario pasado. Lejos quedan esos años previos a la crisis (que incluso se alargarón hasta 2012) en los que la inversión en grandes infraestrucutras como el AVE situaban a los valencianos en un gasto per cápita acorde al peso de la población respecto a España.

En datos absolutos la Comunitat es la sexta autonomía que más inversiones recibe (589,18 millones) en una lista en donde Andalucía (1.156), Cataluña (1.149) y Madrid (1.005) se llevan la mayor parte del gasto. Pero este dato no impide que la Comunitat sea la peor financiada por habitante con 119,4 euros por valenciano.

Un puesto, el de cola, en el que los PGE habían acercado a la Comunitat durante los últimos años pero nunca se había materializado como el farolillo rojo. En la cola también se sitúan otras regiones como Navarra (123,8 euros por habitante), Canarias (126) y Baleares (129). Pese a que los navarros aparezcan en la penúltima posición en esta lista, la autonomía (al igual que el País Vasco) cuenta con otras ventajas fiscales como el concierto económico.

El porcentaje de la media estatal de 185 euros por habitante indica que la brecha de inversión por habitante en la Comunitat y del total de España aumenta un 8,3% respecto al año anterior y se sitúa en los 65 euros.

Otras comunidades como Castilla y León, Galicia o Cantabria reciben más del doble (incluso el triple) que los valencianos, unas cifras que desde el Gobierno central se justifican por la dispersión de población en estos territorios. El criterio poblacional, que no logra imponerse en el reparto de financiación autonómica, tampoco es determinante en las inversiones vía PGE. En concreto, un castellano leonés recibirá 286 euros más que un valenciano, un cantabro 223 más y un gallego 220 euros.

Los fondos de compensación interterritorial, de los cuales tan sólo se benefician algunas regiones concretas, también rompen la leve tendencia alcista del ejercicio anterior y vuelven a disminuir un 2,1% hasta instalarse en los 54,85 millones de euros.

Caída generalizada

La disminución de un 33% de las inversiones en la Comunitat no ha sido un hecho aislado, ya que es una pauta común que se ha repetido en la mayoría de las comunidades autónomas. Andalucía incluso supera a Valencia, Alicante y Castellón en este aspecto, ya que ha visto como la caída ha llegado al 36,5%. Otras autonomías como Galicia han sufrido una disminución del 32% y Navarra del 25,5%.

La única región que se ha salvado de este tijeretazo en las inversiones ha sido Canarias. Lo que significa un claro gesto del Gobierno de Rajoy a los diputados nacionalistas canarios que necesita para sacar adelante los presupuestos. Todas estas disminuciones han provocado como la partida total de 2016, que ascendía a los 11.000 millones desciende a 8.597millones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate