Las Provincias

Vecinos de Ciutat Vella piden que Barberá tenga una plaza o una calle

 Homenaje. Las flores y las velas de los valencianos anónimos han sido constantes en la puerta de su domicilio. :: j. signes
Homenaje. Las flores y las velas de los valencianos anónimos han sido constantes en la puerta de su domicilio. :: j. signes
  • «Queremos que sea una vía tan importante como el legado que dejó en la ciudad», dice el presidente de esta asociación

valencia. La Asociación de Vecinos y Comerciantes de Ciutat Vella pidió ayer «una calle o una plaza» para la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, preferiblemente en el centro de la ciudad. Visiblemente emocionado, el presidente de la entidad, Rafael Mampel, trasladó la petición que espera hacer llegar al Consistorio en próximas fechas. Tienen incluso un par de avenidas pensadas: María Cristina y Barón de Cárcer. Esta segunda, además, será una de las que cambiará de nombre para cumplir la Ley de Memoria Histórica y eliminar las vías rotuladas con personalidades del franquismo.

Los vecinos, que presentarán una petición en el Consistorio y empezarán a recoger firmas, quieren que la calle que se elija para homenajear a la exalcaldesa popular sea «lo suficientemente importante» para recordar a Barberá. «Queremos darle la importancia que ha tenido para los valencianos, con una calle que tenga su valor», comentó Mampel, que sin embargo aseguró ser consciente de que el Ayuntamiento «tendrá sus criterios porque todo esto es un tema político, pero creemos que ha tenido suficiente relevancia como alcaldesa durante muchos años de la democracia como para que tenga un sitio especial en el corazón de los valencianos».

Visiblemente emocionado, Mampel quiso ayer recordar a la primera edil, con la que trató en varias ocasiones cuando ella presidía el Ayuntamiento. «No siempre estuvimos de acuerdo en todo pero trabajamos mucho juntos», lamentaba Mampel, que recordó cómo era el centro antes de su llegada. «Ella lo cambió todo, todo», explicó el dirigente vecinal.

Lo cierto es que fue durante los primeros años del gobierno de Rita Barberá cuando Ciutat Vella y, en especial, el barrio del Carmen experimentaron una importante mejora que la convirtió en lo que es hoy: «Un centro turístico de primer nivel». Así lo asegura Mampel, que recuerda las reuniones con Barberá cuando en el barrio «no se podía salir más tarde de las 20 horas porque te atracaban».

«Cuando ella llegó a la de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de Ciutat Vella», rememora Mampel, que asegura que entonces el barrio estaba «hecho polvo»: «Las calles no eran peatonales, se traficaba con heroína en la puerta de la Catedral, a las 20 horas ya no se podía ir por el barrio porque te atracaban... A raíz de entrar Rita Barberá hubo un reciclaje, se planteó el Plan Riva, lo enfocó muy bien y lo apoyó muchísimo, y gracias a todas esas ayudas de Europa que nos dieron, se hicieron todas las calles peatonales, se rehabilitaron edificios, se hizo mucho a nivel turístico y de hostelería...». «Fue un empuje muy importante para un barrio que estaba muy degradado. Una década después de la llegada de Barberá, el barrio subió a un nivel muy importante y hoy día nuestro barrio es la Milla de Oro y donde la gente quiere vivir y donde da gusto vivir», recuerda Mampel, que también tuvo encontronazos con Barberá, sobre todo en torno a la Casa del Reloj, en estado ruinoso junto al Miguelete.