Las Provincias

Rajoy: «Si tengo que formar Gobierno, no le diré nada a nadie antes de hablar con el Rey»

Mariano Rajoy en Bruselas para participar en la cumbre europea.
Mariano Rajoy en Bruselas para participar en la cumbre europea. / Reuters
  • El presidente asegura no haber dedicado "ni un minuto" al diseño de su próximo Ejecutivo y confía en que sea posible una legislatura de pactos que deje "resueltos algunos grandes retos"

Con el freno de mano de la prudencia echado hasta que el PSOE resuelva este domingo si permitirá que haya gobierno, Mariano Rajoy no quiere despejar dudas sobre su próximo Gabinete en caso de salir investido. “Si yo tengo que volver a formar Gobierno, no le diré nada a nadie antes de hablar con su majestad el Rey”, ha advertido mientras el PP es ya un hervidero de quinielas. Cuando aún queda por conocer si los socialistas están dispuestos a abstenerse, el jefe del Ejecutivo asegura no haber dedicado “ni un minuto” a pensar en su equipo, aunque eso sí, se prepara ya para una legislatura en minoría.

El líder del PP, con 137 diputados en el Congreso, es consciente del “esfuerzo” que requerirá gobernar y las “cesiones” a las que todos estarán obligados en el Parlamento. “Yo voy a intentar gobernar, soy plenamente consciente de los apoyos que tengo, pero lo que es evidente es que lo voy a intentar, y no es la primera vez en la historia que un gobierno está en minoría -ha subrayado llamando a la “responsabilidad” al resto de partidos-; mi voluntad será actuar con la mayor lealtad posible”.

Es más, Rajoy confía en poder revertir la situación y que la debilidad se convierta en fortaleza. “Será una legislatura, si al final se produce la investidura del candidato del PP, que a lo mejor por difícil se puede convertir en una gran oportunidad para dejar resueltos algunos de los grandes retos que tiene España en el futuro”, ha trasladado en la rueda de prensa celebrada en Bruselas tras el Consejo Europeo.

Consolidar la recuperación económica

Entre los retos, ha recordado aquellos que ya mencionó en el discurso de investidura del 30 de agosto: consolidar la recuperación económica y la creación de empleo, debatir sobre las pensiones, sacar adelante la financiación autonómica y abordar “los acontecimientos que se están produciendo en Cataluña”. Con esta base, en la Moncloa se está elaborando ya la intervención del jefe del Ejecutivo que girará en torno al ofrecimiento de consensos.

Rajoy, sin embargo, insiste en que el PSOE no ha concluido su debate y que serán los socialistas quienes tengan que sopesar también cómo influyen asuntos como el juicio Gürtel en su decisión final. Tampoco quiere anticipar la decisión de Felipe VI, que el lunes y el martes se reúne con los líderes de los partidos con representación parlamentaria. “Yo tengo que ver qué es lo que hace el Rey -ha recordado- porque el Rey puede decir proponer a alguien como candidato a la investidura o no, y no me corresponde a mí decir cuáles son los criterios que va a usar el Rey”.