Las Provincias

«No entraremos al Consell escondidos»

  • El Bloc condiciona su entrada en el Consell a que Compromís tenga la iniciativa en el nombramiento en Educación

El Consell Nacional del Bloc, celebrado de forma previa al Consell General de Compromís, ha aprobado una resolución por la cual condiciona su entrada en el futuro Consell presidido por el socialista Ximo Puig a que la coalición tenga "la iniciativa" en cuanto al nombramiento del responsable de la Conselleria de Educación y Cultura.

Según ha informado el partido en un comunicado, en el cónclave se han aprobado por unanimidad las condiciones de negociación del acuerdo para entrar en el Gobierno valenciano y la resolución, en la que se especifica que el Bloc no votará a favor del sí de la Ejecutiva de Compromís, que ha de decidir los nombramientos de las personas que formarán parte del nuevo Consell, si la coalición no tiene esa iniciativa en Educación.

Este nombramiento, tal y como han apuntado desde el partido, "tendrá que contar con el consenso con el PSPV, como se había acordado", una cuestión que según han recalcado, "en ningún caso puede suponer el veto o rechazo a personas presentadas por entidades de la sociedad civil manifestado en la última reunión celebrada el viernes".

Con el voto contrario del Bloc, han agregado, el acuerdo no conseguiría el apoyo necesario que marca el protocolo de la coalición. Posteriormente, en el Consell General de Compromís se ha incorporado esta condición para las negociaciones de cara a acabar la conformación del nuevo Gobierno.

Para el secretario general del Bloc, Enric Morera, su formación "no puede ser apartada por proponer o tomar la iniciativa a la hora de encontrar la persona que lidere una conselleria en la que se deciden cuestiones esenciales de nuestro ideario político, como son la promoción del valenciano o nuestra propia cultura".

"Nos sentimos cómodos en el Gobierno si somos útiles y si tenemos confianza con lo que representamos. No entraremos a escondidas a ningún sitio", ha incidido.

Además, ha recalcado que esta decisión es firme y cuenta con un apoyo unánime porque "somos lo que somos y si no agradamos para proponer quién gestiona Educación y Cultura ni se quiere escuchar lo que dice la sociedad civil y los agentes implicados es una estafa a nuestros militantes, electores y a quien representamos".

"Hemos padecido persecución por defender nuestra cultura y ahora que tenemos la oportunidad de ejercer el Gobierno, si ha de ser bajo un tutelaje es que no nos quieren en el Gobierno", ha resaltado.