Xàbia recurre a la UE para convertir en museo el refugio antiaéreo del puerto

La entrada al refugio está actualmente apuntalada para evitar su derrumbe. / Tino Calvo
La entrada al refugio está actualmente apuntalada para evitar su derrumbe. / Tino Calvo

El recinto se selló hace más de 40 años para evitar que marineros y vecinos dejasen abandonados restos y desechos en su interior

B. O. XÀBIA.

Decía el político francés Camille Sée que «la historia se repite porque sus lecciones no se aprovechan». Conscientes de la certeza de estas palabras, el Ayuntamiento de Xàbia quiere recuperar del olvido un pedazo de historia Guerra Civil, el episodio más negro de España que permanece enterrado en la localidad. Se trata del refugio antiaéreo que se construyó entre los años 1938 y 1938 en la antigua Caleta del Racó, en el puerto histórico de la localidad. Para ello el pleno aprobó la solicitud de una subvención del Programa de Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder) de la Comunitat Valenciana 2014-2020. Una línea de ayudas para la protección, conservación o recuperación de bienes del patrimonio cultural valenciano.

En el caso del refugio de guerra, la actuación consistiría en la rehabilitación y conversión en un museo. Según explica el arqueólogo municipal, Ximo Bolufer, «la intención es que la gente pueda visitarlo y conocer un poco más cómo fueron los años de la Guerra Civil, en especial cómo la pasaron los vecinos de Xàbia». El recinto fue sellado hace más de 40 años para evitar que los marineros y vecinos abandonasen todo tipo de materiales y desechos.

El refugio cuenta con cerca de 30 metros cuadrados y está dividido en dos galerías. Una de ellas, la más externa, de aproximadamente 12 metros cuadrados, se habilitaría para poder albergar las visitas del público. El segundo habitáculo está más deteriorado. Bolufer afirma que ni siquiera está terminado, «la guerra acabó antes de que estuviese finalizado». El paso de los años han hecho mella y los técnicos no pueden determinar todavía si podría restaurarse. Según el arqueólogo, «existen filtraciones de agua, hace falta un estudio para poder determinar qué se puede hacer allí», explica el arqueólogo municipal.

El habitáculo de 30 metros nunca se utilizó para el cometido con el que construyó

Comenta además que la losa de hormigón con la que se selló el recinto también está deteriorada por la vegetación y se ha desplazado, por lo que corre el riesgo de derrumbarse si no se recupera cuanto antes».

En cuanto al proyecto museístico, reconoce que todavía no se han trazado las línea de trabajo ya que «cabe la posibilidad de que sea audiovisual, solo con fotos o con documentos y objetos de la época, lo único que queda claro es que nos gustaría que el espacio fuese visitable». Algo que, de momento, está en el aire. Según Bolufer, «primero tienen que aceptar la solicitud de la ayuda». En su opinión, es un escollo difícil «ya que existen centenares de peticiones en toda la Comunitat».

Aunque el arqueólogo municipal matiza que la propuesta del municipio xabiero «cumple con bastantes requisitos para que le den el visto bueno, uno de los más importantes, que se trata de un enclave que necesita una rehabilitación para no desaparecer». Otro factor a favor es el económico.

A pesar de que todavía no se tienen datos exactos de lo que costaría la obra, Bolufer cifra la actuación entre los 105.000 y los 110.000 euros, «para que acepten el proyecto, el presupuesto debe ser mínimo de 100.000 euros y el máximo de un millón de euros», recuerda.

El consistorio xabiero debería cofinanciar el 50% del proyecto, por lo que hace de la rehabilitación del refugio una actuación viable. Según señala, «existen otros edificios históricos en la localidad pero el presupuesto que se necesitaría es mucho más elevado. No se puede destinar tanto dinero de las arcas municipales a estas mejoras».

En cuanto a la resolución de la solicitud, Bolufer apunta que en dos meses puede conocerse el resultado. «Posteriormente habría que iniciar la redacción del proyecto a realizar», comenta.

Sin uso

A pesar de que fue construido para resguardar a los vecinos de Xàbia en caso de bombardeo. El refugio de la Caleta del Racó no llegó a utilizarse para ese cometido. El único ataque que al parecer sufrió la localidad xabiera, por un escuadrón de bombarderos italianos, tuvo como objetivo el un campo de aviación con dos pistas de aterrizaje construido en la partida agrícola del Pla, aunque no hubo que lamentar pérdidas humanas, tan sólo la de un burro. Una historia de la que «no se sabe a ciencia cierta su autenticidad, pero que todo el mundo en Xàbia conoce», explica.

Fotos

Vídeos