Las Provincias

Detienen a la afgana portada de National Geographic por tener documentos falsos

Sharbat Gula en la portada de National Geographic.
Sharbat Gula en la portada de National Geographic. / AP
  • Sharbat Gula obtuvo documentos de identidad para ella y sus hijos tras presuntamente sobornar a tres funcionarios

  • La mujer de 46 años y que actualmente vive en un campo de refugiados, podría ser sentenciada a una pena de entre 7 y 14 años de prisión, y a pagar una multa de entre 3.000 y 5.000 dólares

La niña afgana que se hizo famosa por sus ojos verdes en una portada del National Geographic en 1985 ha sido detenida hoy en Pakistán por posesión ilegal de un documento de identidad nacional de ese país, donde vive en un campo de refugiados.

Sharbat Gula, inmortalizada por el fotógrafo Steve McCurry, obtuvo presuntamente documentos de identidad paquistaníes para ella y dos supuestos hijos tras sobornar a tres funcionarios, dijo un agente de la Agencia de Investigación Federal (FIA).

La refugiada afgana, de 46 años, que no tiene nacionalidad paquistaní, será trasladada a una prisión para mujeres, donde esperará hasta que un tribunal vea su caso, y puede enfrentarse a una pena de cárcel de hasta siete años.

Una portada icónica

La impresionante imagen de Sharbat Gula, con sus grandes ojos verdes que resaltan bajo un pañuelo rojo, es una de las portadas más conocidas de la historia de la revista estadounidense, y propulsó a la entonces adolescente al rango de ícono de pueblo afgano, cuando el país se hallaba bajo ocupación soviética.

Imagen actual de Sharbat Gula.

Imagen actual de Sharbat Gula. / Afp

Más de tres décadas después, Gula fue detenida por las autoridades paquistaníes "por obtención de falsos documentos de identidad", ha señalado Shahid Ilyas, responsable de la Nadra (National Database Registration Authority), la administración de estado civil.

Según Ilyas, las autoridades paquistaníes buscan también a tres responsables de la Nadra, acusados de haber proporcionado un documento de identidad nacional a Gula, y que desaparecieron después de que el fraude fuera revelado.

Gula podría ser sentenciada a una pena de 7 a 14 años de prisión, y a una multa de entre 3.000 dólares y 5.000. Miles de refugiados afganos han conseguido hacerse con documentos de identidad paquistaníes a pesar de que el sistema está informatizado.

Pakistán ha llevado a cabo en los últimos meses una gran campaña de verificación para descubrir a los poseedores de documentos de identidad del país entregados de forma fraudulenta.

El país cuenta con 1,4 millones de afganos registrados como refugiados según la ONU, lo que lo convierte en el tercer país con mayor número de personas asiladas en el mundo.