Las Provincias

La salud de Hillary Clinton lastra su campaña

vídeo

Hillary Clinton aparece en público tras su desvanecimiento. / Foto: Brian Snyder (Reuters) | Vídeo: Europa Press

  • La falta de transparencia sobre los problemas médicos de la candidata demócrata da munición a Trump para recortar la ventaja que le lleva en los sondeos

La candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, afectada por una neumonía, retomará la campaña esta semana y el presidente Barack Obama intervendrá en su favor durante un acto que se realizará el martes en Filadelfia.

La exsecretaria de Estado, que encabeza los sondeos para los comicios del 8 de noviembre, deberá probar al electorado que no perdió la fuerza que se requiere para derrotar a su rival, el magnate republicano Donald Trump, y asumir las funciones de presidenta.

Clinton admitió este lunes haber sufrido un "mareo" el domingo durante una ceremonia en Nueva York en recuerdo del 11-S. "Sentí un mareo y perdí el equilibrio por un instante, pero una vez que subí (a un automóvil), una vez que pude sentarme y ponerme a resguardo del calor, una vez que bebí agua, inmediatamente me sentí mejor", dijo Clinton durante una entrevista telefónica con la cadena CNN. Agregó que volverá a hacer campaña "en dos días", pese a que su médico le aconsejó que descansara cinco días.

Clinton, de 68 años, tuvo que ser auxiliada el domingo. Posteriormente un equipo médico informó que la candidata sufría una neumonía y aconsejó la suspensión de sus apariciones públicas. "Estoy mucho mejor", dijo el lunes a la CNN. La candidata descansa por el momento en su residencia de Chappaqua, cerca de Nueva York, tras haber anulado los actos que tenía previstos para este lunes y martes en California, y para el miércoles en Nevada.

Momento delicado

Por su parte, el senador Tim Kaine, candidato a vicepresidente de Clinton, señaló que la candidata, a pesar de haber sido diagnosticada de neumonía, "decidió seguir adelante" y asistir a la ceremonia en homenaje a las víctimas del atentado de 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

"Hice mi primera campaña a consejero municipal en 1994, y tenía neumonía cuando hice esa campaña. Tomé la misma decisión, de ir adelante" que ella, apuntó Kaine, quien añadió que Clinton venía de "una semana muy ocupada".

El lunes, su principal adversario, el conservador Donald Trump, expresó sus deseos de una rápida recuperación, pero volvió a sugerir que Clinton no estaba siendo completamente honesta sobre su estado de salud. "Algo está pasando, pero tengo la esperanza de que se recupere y vuelva a la campaña; ya la veremos durante el debate" entre candidatos, dijo Trump durante una entrevista con FoxNews.

Con su declaración, Trump volvió a hacer una referencia al estado de salud de su adversaria. Esa postura atizó la imaginación de los electores conservadores en las redes sociales, que durante la semana pasada y sin base real especulaban con que Clinton sufría de un tumor cerebral, demencia senil o la enfermedad de Parkinson.

El súbito problema médico ocurre en un momento crítico para Clinton, cuestionada por su negativa a divulgar datos concretos sobre su estado de salud, en un contexto general de falta de transparencia. Para marcar el contraste con su adversaria, Donald Trump anunció que publicará esta semana un nuevo informe sobre su estado de salud. Hasta ahora el magnate sólo difundió una vaga carta de su médico personal, en diciembre. Un portavoz de la campaña demócrata, Brian Fallon, dijo el lunes que la "intención" del comité de campaña es divulgar "en los próximos días" información médica "adicional" sobre Clinton.

El episodio ocurre en un contexto en que la campaña ingresa en la recta final, restando solamente dos meses de actividades y con los dos candidatos concentrados ahora en prepararse para los debates por televisión. La última ronda de sondeos sobre intenciones de voto muestra una cerrada disputa entre Clinton y Trump, en un escenario en que cualquier tropiezo en esta fase puede tener efectos dramáticos. Un sondeo de la red CNN divulgado el martes pasado mostraba a Trump por delante de Clinton, con una leve ventaja del 45% frente al 43%. Mientras tanto, un sondeo difundido por la red NBC News y realizado entre electores registrados situaba a Clinton por delante, con una ventaja del 48% frente al 42% de su contrincante.

Auxilio para la candidata

Los demócratas parten a su vez al rescate de su candidata. Este martes el presidente Obama participará en un mitin de campaña en Filadelfia, mientras el exmandatario Bill Clinton sustituirá a su esposa en un acto en Las Vegas el miércoles. En Filadelfia, Obama intentará movilizar a los indecisos, en particular a los jóvenes, para que voten a la exjefa de la diplomacia estadounidense, según dijo su portavoz, Josh Earnest. "Fue una característica importante de las victorias del presidente Obama en las primarias de 2008 y de su elección en 2008 y luego en 2012 que los jóvenes se vieran inspirados por su candidatura y por su presidencia", subrayó.

Respecto a su estado de salud, Clinton se ha limitado hasta ahora a publicar una carta de su médico, en julio de 2015. El mensaje describe los medicamentos que consume la hoy candidata, incluidos anticoagulantes y antihistamínicos contra las alergias de estación. Clinton sufre igualmente de hipotiroidismo.

La exsenadora fue víctima de trombosis en 1998 y 2009, así como de una conmoción cerebral en 2012. Durante dos meses vio doble, y Bill Clinton comentó que necesitó medio año para recuperarse.