Lo que cuesta un alquiler en Valencia: pisos entre 1.400 y 400 euros al mes

El Ensanche es la zona más cara de la ciudad y Pobles del Sud la más barata

Á. MOHORTE Valencia.

Los alquileres en Valencia se han disparado en hasta tres distritos de la ciudad por encima del 30%. Aunque el precio medio de un alquiler en Valencia se situó en 732 euros al término de 2017, y experimentó un alza del 13,31% anual, tres zonas han crecido casi el triple, se trata de Rascanya (36,76%), Algirós (35,9%) y Benicalap (32,85%). En todo caso, sólo Algirós supera el precio medio de la ciudad y quienes tiran realmente del global son los distritos más caros. Se trata, principalmente, del Ensanche, a un precio de 1.417 euros tras subir un 26,86% en un año, por el empuje de barrios como Ruzafa o el Pla del Remei.

En una circunstancia similar está Ciutat Vella, a un precio medio de 936 euros, aunque rebajó un 2,4% su precio en el pasado ejercicio. En cambio, Pobles del Sud es el que cuenta con los arrendamientos más económicos (412,9 euros) y encajar una rebaja de precio anual del 19,65%; Benimaclet, a unos 508 euros, tras ajustar a la baja un 7,8%; y Poblats Marítims, a 559 euros, que el último semestre subió sus precios un 21,7%.

Los datos los recoge el Informe sobre el Precio de la Vivienda de Mitula Group, correspondiente al cuarto trimestre de 2017. La firma es un operador de motores verticales de búsqueda de anuncios clasificados líder a nivel mundial, pero para este documento ha cruzado información de terceros para ajustar valores usando, por ejemplo, la métrica PRD (ratio del precio de la vivienda sobre la renta familiar que elabora el Banco de España) y que calcula los años necesarios para pagar una vivienda destinando a ello toda la renta familiar, entre otras fuentes oficiales.

La zona más cara de España es el barrio de Salamanca en Madrid, a 2.151 euros mensuales

Tomando perspectiva, el Ensanche valenciano es uno de los distritos más caros de España para alquilar un piso o una casa y se coloca en la decimocuarta posición de un ranking copado por Barcelona y Madrid. De hecho, es el segundo distrito, después del Centro en Palma, que aparece en el top de este listado que no pertenece a ninguna de estas dos grandes capitales.

Noticias sobre vivienda

Y es que los primeros puestos del ranking siguen siendo para Madrid y Barcelona. El barrio de Salamanca, en la capital española, es el distrito más caro del país para alquilar una vivienda con una media de 2.151 euros mensuales, mientras que Sarrià-Sant Gervasi, en Barcelona, se posiciona en segundo lugar, cifrando sus alquileres en 2.024 euros mensuales.

A diferencia de lo que ocurre en otros factores, desde el inicio del proceso soberanista en Cataluña el 1 de octubre, el precio en la comunidad subió un 4,38%, sólo superado por Canarias, donde el alza fue del 8%. Por contra en la Comunitat Valenciana la media anual quedó en 599 euros, tras caer un 2,4% desde octubre y subir finalmente un 10,11%, cuatro puntos menos que Cataluña.

El precio medio de una vivienda de alquiler en España fue de 723 euros tras un incremento de los precios de un 10,32%. En términos generales, el informe atribuye esta situación a «la recuperación del sector, la escasez de 'stock' disponible en grandes ciudades, las tensiones entre oferta y demanda y las dificultades para acceder a un piso en propiedad», además de al alquiler vacacional.

Más allá de estos factores y de las particularidades de cada mercado, resulta evidente que las características de las propias viviendas también influyen en la configuración de los precios, según los datos extraídos. En el caso del alquiler, por ejemplo, la característica que más se valor, como pasa en el segmento de compra, es la existencia de ascensor en la finca. Así, un piso para arrendar que carezca de elevador resulta, en el conjunto nacional, un 23,81% más económico que otro que sí cuente con este equipamiento.

En cambio, y a diferencia de lo que pasa con el segmento de compra, en el alquiler se da menos importancia al estado de conservación de las viviendas para fijar su precio. Un piso no reformado es un 14,28% más económico que otro que sí haya sido sometido a obras de mejora, siendo muy superior el margen en el caso de la venta. Menos importancia todavía se concede a otros equipamientos, como la terraza, que lleva a devaluar en un 6,88% el valor de un piso de alquiler, o el garaje, que lo rebaja un 1,02%.

Fotos

Vídeos