Las Provincias

GP de Abu Dabi

Hamilton-Rosberg, la batalla final

Hamilton (i) y Rosberg.
Hamilton (i) y Rosberg. / EFE
  • Los pilotos de Mercedes se juegan el título en la última cita del campeonato, y al británico le sirve con ser segundo

La madre de todas las batallas se celebra el domingo en el desierto de los Emiratos Árabes, y en esta ocasión vale doble... literalmente. Yas Marina alberga el Gran Premio de Abu Dabi, la última cita del Campeonato del Mundo de 2014, que decidirá quién va a coronarse. Entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg sólo puede quedar uno, y los dos tienen serias posibilidades de proclamarse vencedores.

Quien parte con un punto de ventaja es Lewis Hamilton: le vale con quedar por delante de Nico Rosberg, ser primero o ser segundo. La estadística está a su favor. Cualquiera de estos escenarios se ha producido en 11 de los 18 grandes premios anteriores. Sin embargo, Nico Rosberg no se achanta, ya que conquistará el título si gana la carrera y Hamilton es tercero. ¿Encontrará algún aliado inesperado? Las relaciones personales en el 'paddock' entrarán en juego este fin de semana. ¿Qué haría Felipe Massa de encontrarse segundo detrás Rosberg y delante de Hamilton? El británico le quitó el título al brasileño en 2008.

Todo lo que no sea tener a los dos Mercedes al frente de la carrera será una sorpresa, pero las opciones son variadas para Rosberg. El alemán es campeón si gana y Hamilton es tercero o peor; si es segundo y Hamilton es sexto o peor; si es tercero y Hamilton es séptimo o peor; si es cuarto y Hamilton es noveno o peor; o si es quinto y Hamilton es décimo o no puntúa. Lo cierto es que la lucha por el campeonato será más que interesante, habida cuenta de la intensísima lucha personal y deportiva que han emprendido esta temporada.

Tanto Rosberg como Hamilton han pasado por sus altos y sus bajos en un año en el que Mercedes ha dominado como hacía lustros que no se veía. La superioridad del equipo alemán sólo se ha visto ensuciada por la lucha interna entre ambos y, de hecho, ese es uno de los grandes puntos de interés del fin de semana: ¿Utilizarán alguna jugarreta para decidir el título? Hamilton respondió que ya no son niños y que saben qué hacer. Rosberg replicó que «Lewis puede mantener la lucha limpia si conduce para sí mismo». La tensión en Mercedes se corta con cuchillo, y cualquier fallo -como el que cometió el propio Hamilton en Brasil- puede ser determinante en esta prueba final.

También este fin de semana se deciden otras cosas secundarias. Sebastian Vettel, Fernando Alonso y Valtteri Bottas se juegan el cuarto puesto del Mundial. Entre los tres sólo hay tres puntos de diferencia, y ya nada tienen que perder. Obviamente, en esta batalla, de nuevo, el piloto asturiano es el que parte con más desventaja, por última vez esta temporada antes de que salga en dirección a Woking. Por la parte baja de la tabla, será la oportunidad de ver un inesperado debut, el del británico Will Stevens. Caterham ha conseguido resucitar para la última carrera del año, y casi sobre la bocina, ha logrado un segundo piloto para acompañar a Kamui Kobayashi. Lástima que el elegido no haya sido el valenciano Roberto Merhi, que también estaba entre los candidatos.