El Atlético recupera su mejor versión en Balaídos

Griezmann celebra un gol durante el partido. /
Griezmann celebra un gol durante el partido.

NACHO CASTAÑÓN

El Atlético de Madrid afrontó el duelo ante el Celta como una oportunidad de oro para reaccionar y no caer en una pequeña crisis. Para ello, Simeone apostó por un once sin ninguno de los fichajes y con la idea de meter a jugadores que se conocen a la perfección. En un partido con dos mitades totalmente distintas, los rojiblancos lavaron la mala imagen mostrada en las primeras jornadas de Liga y se llevaron los tres puntos gracias a los goles de Koke, Griezmann (por partida doble) y Correa.

El encuentro comenzó con mucha intensidad por parte de ambos equipos. Tanto el Celta como el Atlético querían tener la posesión, por lo que en los primeros instantes se vio mucho robo de balón y poca aproximación ofensiva. Un remate de Señé y, posteriormente, un disparo seco lejano de Griezmann fueron las acciones ofensivas más peligrosas de la primera mitad. Ambos equipos demostraron una máxima igualdad en los primeros compases, siendo claros en su estilo de juego. Se provocó una circulación rápida del balón y muchos ataques, aunque con nula efectividad gracias al buen estado de forma de las dos defensas. Con el paso del tiempo, los de Diego Pablo Simeone se fueron encontrando más cómodos sobre el césped, robaron la pelota con facilidad, cerraron espacios y llegaron a campo contrario con más asiduidad.

0 Celta de Vigo

Sergio, Hugo Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny, Radoja, Wass (Rossi, min.67), Pablo Hernández, Señé (Sisto, min. 75), Bongonda (Cheikh, min. 85) y Aspas

4 Atlético de Madrid

Oblak, Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis, Gabi (Tiago, min. 82), Koke, Saúl, Carrasco (Correa, min. 67), Griezmann y Torres (Gameiro, min. 62)

goles
0-1, Koke (min. 53), Griezmann (min. 72), Griezmann (min. 80), Correa (min. 88)
Árbitro
Jaime Latre (colegio aragonés). Amonestó a Gabi (min. 26), Señé (min. 43), Correa (min. 69)
incidencias
Partido correspondiente a la tercera jornada en Primera División disputado en el estadio de Balaídos, donde se celebró un minuto de silencio por las víctimas del accidente ferroviario de Porriño

El belga Carrasco fue el jugador más activo en el ataque colchonero y poco a poco el encuentro se fue convirtiendo en un partido de ida y vuelta con pocas interrupciones. Durante el tramo final de la primera mitad, el Celta tuvo las ocasiones más claras y dominó la posesión, acosando a la defensa atlética en su propio campo. A pesar de ello, ninguno de los dos equipos logró adelantarse, aunque dejaron buenas sensaciones.

Cambio de ritmo

 La segunda mitad del partido empezó con la misma tónica que la primera, con mucha intensidad y con varios acercamientos sin peligro para los dos equipos. Sin embargo, esa igualdad no duraría mucho tiempo y es que ocho minutos fue lo necesitó el conjunto rojiblanco para anotar el primer gol del partido. Griezmann recogió un balón en banda derecha y con calma colocó el balón en el segundo palo para que Koke rematara a placer con la zurda para batir a Sergio.

Gracias al gol, el conjunto colchonero recuperó su confianza y mostró su mejor cara en lo que va de temporada. Controló el partido evitando las salidas del Celta y llegaba con más claridad a la portería de Sergio. Por su parte, el Celta estaba contra las cuerdas, sufriendo y empezando a precipitarse en sus decisiones. Simeone sabía que era el momento idóneo para cerrar el encuentro, por lo que dio salida a Gameiro y Correa al terreno de juego. El delantero francés gozó de una muy buena oportunidad para anotar el segundo tanto, pero no estuvo afortunado. Tras aprovechar un error defensivo del Celta, el atacante logró recortar a Sergio pero su disparo se fue al palo.

A pesar de ello, los de Simeone seguían buscando insistencia un segundo tanto que cerrara la victoria y lo encontró en la cabeza de Antoine Griezmann. El delantero francés remató un gran centro de Saúl en banda para poner el 0-2 en el marcador. El Atlético, viendo que el club gallego no reaccionaba, siguió atacando en busca de goles que dieran más calma al partido. Y fue Griezmann, también de cabeza, quien marcó el tercer tanto rojiblanco. Pero el Atlético quería más, mientras que el club gallego no lograba salir de su campo. En el tramo final, Ángel Correa anotó el cuarto y definitivo tanto tras aprovechar en el segundo palo un centro de Gameiro desde el interior. Con esta victoria el club colchonero logró recuperar su mejor versión y callar las críticas, mientras que el Celta sufrió su tercera derrota consecutiva en Liga.

Fotos

Vídeos