Las Provincias

jornada 20

Cristiano se expone a una suspensión de al menos cuatro partidos

Cristiano Ronaldo ve la tarjeta roja.
Cristiano Ronaldo ve la tarjeta roja. / Afp
  • Salvo cambio de criterio, Competición considerará agresión su patada a Edimar porque el juego no estaba detenido pero el balón lo tenía el portero del Córdoba en su poder

La patada sin balón que Cristiano Ronaldo le propinó a Edimar, lateral brasileño del Córdoba, y que le costó la expulsión por roja directa en el Nuevo Arcángel, puede dejarle al menos cuatro partidos sin jugar al astro portugués. Si mantiene su criterio habitual para este tipo de infracciones, el Comité de Competición considerará como agresión el puntampié del 'crack' de Madeira, que soltó la pierna fruto de la impotencia, ya que no le había salido un buen partido y en ese momento el Real Madrid no pasaba del empate frente al equipo local.

El artículo 98.1 del Código Disciplinario de la Federación Española de Fútbol contempla una suspensión de cuatro a doce partidos para el futbolista que agreda a otro, sin causarle lesión, ponderándose como «factor determinante» de culpa la circunstancia de que la acción tenga lugar con el juego detenido o a distancia tal de donde se desarrolla el juego que resulte imposible intervenir. Aunque el Balón de Oro no podía disputar el esféruico, en poder entonces del portero Juan Carlos, el partido no estaba detenido cuando CR7 soltó la patada. Si la redacción del acta del colegiado canario Hernández Hernández no es clara y Competición califica la acción como juego peligroso o violento, la suspensión sería de uno a tres partidos.

Disculpas por un "acto irreflexivo"

Poco después de acabar el choque, el propio Cristiano utilizó las redes sociales para disculparse por su fea acción. «Pido disculpas a todos, y especialmente a Edimar, por mi acto irreflexivo en el partido», dijo la gran estrella del club blanco, que podría perderse los próximos duelos ligueros del Real Madrid ante la Real Sociedad, Sevilla y Deportivo, en el Santiago Bernabéu, y antes de ese choque ante los coruñeses la dura visita al Vicente Calderón.