Sonia Prim e Ivana Andrés, capitanas de Levante UD y Valencia CF: «La ciudad tiene que estar orgullosa de los dos equipos»

Sonia Prim e Ivana Andrés, en las Torres de Serranos. / txema rodríguez

Las líderes de los conjuntos de la capital del Turia avisan: «Estamos sintiendo un 'boom' y tenemos que saber canalizarlo»

ALBERTO MARTÍNEZVALENCIA.

Sonia Prim e Ivana Andrés representan distintas generaciones, por lo que observan desde un prisma diferente el salto que ha experimentado el fútbol femenino en España. La primera de ellas, capitana del Levante, tiene 32 años y saboreó los años gloriosos del conjunto azulgrana, esos que arrancaron a finales de los 90. La segunda, con sólo 23 primaveras, ya luce el brazalete en el Valencia. Les distancia casi un década, que sobre el césped ha supuesto todo un abismo. Después de duras batallas, ahora se empieza a recoger los frutos. Y tanto el conjunto granota como el blanquinegro han sabido asentarse en un puesto privilegiado dentro del nuevo panorama deportivo. En la entidad de Mestalla, el paso de Layhoon por la presidencia significó un impulso. Actualmente, ambos equipos se codean con los más grandes de la clasificación. La capital del Turia puede presumir de ellas.

-¿Qué supone para ustedes el premio Valencianos para el Siglo XXI?

-Sonia Prim: Siempre es gratificante recibir premios y este, más. La mujer, poco a poco, se está haciendo un hueco y el Levante, desde hace muchos años, está demostrando el valor que tiene la mujer para ellos. El Levante es el club femenino más laureado.

-Ivana Andrés:Estamos muy contentas. Es el premio al trabajo hecho por todo el equipo, todo el cuerpo técnico y todo el club. Desde el Valencia siempre nos están apoyando para que esta labor tenga reconocimiento.

-Ambos clubes se han consolidado en la parte alta de la clasificación. ¿Satisfechas?

-I:El Valencia ha ido apostando cada temporada un poco más. Y está dando los frutos que se espera. La filosofía del Valencia es mejorar cada año.

-S: La ciudad de Valencia tiene que estar bien orgullosa de tener dos equipos en la parta alta de la clasificación y que cada año intentan mejorar sus objetivos. Valencia tiene que disfrutar de sus chicas.

-A finales de los años 90, el Levante se alzó como un club pionero al impulsar una sección femenina e invertir con fuerza.

-S: El año que viene se cumplen 20 años de la sección femenina. Somos el pionero, pero cada temporada tenemos esa ilusión de conseguir cosas buenas para el club.

-La Liga de Fútbol Profesional ha empezado a apostar por las mujeres. ¿Qué les parece?

-S: Sí, estos dos últimos años, con la Liga, Iberdrola y los medios de comunicación, lo hemos notado. Llevábamos años reclamando que nos dieran visibilidad y creo que estamos respondiendo con creces.

-I:Estos dos últimos años es cuando se está viendo más el fútbol femenino y eso es gracias a toda la familia del fútbol femenino, la Liga y las empresas que han apostado por nosotras. Se lo agradecemos. Vamos a responder siempre de la mejor forma posible. Espero que cada día vayamos a más.

-¿Todavía queda mucho camino por recorrer?

-I:Claramente, sí. Hay muchas cosas aún por hacer, pero bueno, estamos en el camino.

-¿La rivalidad entre el Levante y el Valencia va en aumento?

-S: Yo creo que es una rivalidad sana y deportiva meramente. Dentro, incluso hay buenas amistades. Ya se demostró el año pasado con los dos derbis que se organizaron en la ciudad. Reinó la deportividad. Valencia tiene que estar muy orgullosa de tener dos equipos que dan la cara a nivel nacional.

-I:La rivalidad siempre ha estado y siempre estará, pero eso se queda en el campo. Luego, más allá, no tenemos ningún problema las jugadoras. Y los clubes no están enfrentados ni mucho menos. Existe la mínima rivalidad que tiene que haber.

-La temporada pasada, Mestalla congregó a 17.000 espectadores con motivo del derbi.

-I:La verdad es que fue increíble que viniera tanta gente. Había aficionados de ambos equipos. Y eso habla muy bien del fútbol femenino, porque se va haciendo las cosas cada vez mejor y la gente se va enganchando. Tanto en Mestalla como en el Ciutat de València se vio dos aficiones muy unidas y con una competitividad sana en todo momento. Eso es algo muy bueno para la ciudad y para nosotras.

-¿Se va a convertir en algo habitual abrir los estadios para las grandes ocasiones?

-S: Ojalá, pero de momento mandan los hombres. Para nosotras, que se repitan los derbis y muchos más partidos que podamos. El club, siempre que pueda, nos va a abrir las puertas del Ciutat de València y seguro que este año jugaremos ahí más de una vez.

-¿Se puede vivir del fútbol femenino en España?

-S: Al cien por cien, creo que no. De momento, estamos luchando poco a poco para que esto siga creciendo. Y llegará el momento en que, a lo mejor, el próximo paso sea luchar por un salario mínimo digno.

-I:En la Liga hay muchos equipos y hay mucha diferencia de salario entre ellos. Hay cuatro o cinco equipos en los que, a una gran mayoría de la plantilla, sí que les puede llegar para cubrir el mes, como en un trabajo cualquiera. Pero es verdad que esa es la realidad de cuatro o cinco clubes de Primera. En los demás equipos, no se puede vivir del fútbol a día de hoy.

-En algunos países, las jugadoras han llevado a cabo movilizaciones para equiparar los sueldos masculino y femeninos.

-S: Está claro que lo que hoy en día genera el fútbol masculino no lo genera el femenino ni ningún otro deporte. Hay que ser realistas. Pero también hay que ser realistas en cuanto a que hacemos lo mismo. Y por ir a la selección española un chico cobra una millonada y una chica cobra euros. Eso se debería equiparar un poquito más, como han hecho en Dinamarca y Noruega.

-¿Al magen del fútbol, a qué se dedican?

-S: Yo tengo mi trabajo. Y lo compagino como puedo. Pero juego porque es mi pasión. Podría tener mi vida perfectamente hecha. La mayoría de las compañeras intenta compaginarlo con estudios.

-I:He terminado la carrera de Educación Social y he hecho un máster. Me he tomado un año sabático de estudios. Estoy con el fútbol y tengo el hobby de la guitarra. Estoy con un profesor particular de guitarra.

-Por ahora, muy pocas mujeres llegan a los banquillos de la Primera División femenina ¿Por qué?

-I:Es una lastre que queda. Pero, a día de hoy, sí que hay entrenadoras que están formadas y que se están formando.

-S: Cada vez hay más compañeras que dejan de ser futbolistas y se forman para ser entrenadoras. Requiere una preparación importante y creo que vamos a ir viendo cada vez a más excompañeras que se quieran dedicar a la gestión o la dirección deportiva.

-¿Dónde ve el fútbol femenino a corto plazo?

-S: Creciendo poco a poco. Tampoco es bueno pegar estirones. Hay que seguir una línea de crecimiento e ir adaptándonos a todas estas novedades que también estamos experimentando nosotras. Estamos sintiendo un poco de 'boom' y también tenemos que saber canalizarlo y asimilarlo. A partir de ahí, a seguir trabajando como cuando no nos hacían ni caso.

-I:Estamos en una línea muy buena. Lo que dice Sonia es muy importante, seguir paso a paso. Todo lo que sube de golpe también se deshincha de golpe. Haciendo las cosas bien y de forma clara, dentro de unos años, en el fútbol femenino podemos estar compitiendo con la liga alemana, la francesa y la inglesa y siendo profesionales realmente.

-S: Todo es querer y poder. Si te dejan trabajar y te dan medios para poder trabajar, los frutos van a llegar. Es la pescadilla que se muerde la cola.

-Sonia vivió la época dorada del Levante. Entre 1998, cuando nació la sección femenina, y 2008, el club conquistó tres ligas y cuatro Copas. ¿Cómo lo recuerda?

-S: En aquellos años, no había esos medios ni los entrenadores estaban formados como ahora. Con todo lo que ha evolucionado esto, no se le parece en nada. Si una jugadora de hace 20 años se pone a entrenar ahora, alucinaría de la casi profesionalización que estamos llevando a cabo.

-Ivana estuvo en los orígenes del Valencia, que absorbió el Colegio Alemán en 2009.

-I:De pequeñita viví cosas como jugar en campos de tierra con chicos. Pero lo que era el fútbol femenino y lo que Sonia ha vivido yo, por suerte, no lo he vivido. Ellas son las pioneras y las que nos han abierto el camino a todas nosotras. Estoy viviendo lo bonito de este deporte.

-Y se ha hecho un hueco en la selección española, aunque una fractura de clavícula le impidió asistir a la Eurocopa el pasado verano.

-I:Sí. Estoy recuperada y ahora tengo que seguir hacia delante e intentar hacerme un hueco otra vez en la selección, porque en 2019 hay Mundial y tengo que trabajar para estar ahí. Es uno de mis grandes sueños.

-Sonia se alza como una de las veteranas de la Liga. ¿Qué consejo le daría a las nuevas generaciones?

-S: Las ponía a jugar en campos de tierra (ríen las dos). Ahora se les da todo muy fácil y eso es peligroso. La gente te exige mucho y enseguida. Les diría que pusieran dos sudaderas como portería. Les diría que sean humildes, que pongan los pies en la tierra y que trabajen como lo han hecho las que tienen por delante.

Fotos

Vídeos