El nuevo director de Les Arts cobrará más que Livermore y tendrá exclusividad

El exintendente Davide Livermore el 5 de diciembre, día que presentó su dimisión. / jesus signes
El exintendente Davide Livermore el 5 de diciembre, día que presentó su dimisión. / jesus signes

El futuro responsable artístico se embolsará un sueldo máximo de 135.000 euros, la misma cantidad que percibía el exintendente con dietas incluidas, más los gastos

NOELIA CAMACHO

valencia. El futuro director artístico del Palau de Les Arts de Valencia cobrará más que el exintendente Davide Livermore. La Generalitat aprobó ayer que el salario del próximo titular tenga un tope máximo de 135.000 euros, en el que, según fuentes de la Conselleria de Cultura consultadas por LAS PROVINCIAS, no se sumarán las dietas como sí se hacía en los honorarios anuales del italiano, que también ascendía a esa cantidad pero en la que estaban incluidos los gastos.

Lo cierto es que el sueldo del director artístico del auditorio siempre ha estado en el ojo del huracán. Cierto es que la inauguración del centro de ópera en 2003 coincidió con los años de bonanza económica. Así se consiguió fichar a Helga Schmidt, quien percibió de las arcas públicas salarios que superaron los 250.000 euros. Pero llegó la crisis y la falta de recursos y hasta la exintendente vio mermada su nómina en un 60% con el fin de que cobrase anualmente cerca de 68.000 euros.

Su sustituto en el cargo, el italiano Davide Livermore, mantuvo los 68.000 euros de honorarios a los que había que sumar las dietas. En total, 135.000 euros por temporada. Pero el italiano, que presentó su dimisión el pasado 5 de diciembre, no sólo era intendente y director artístico, sino que gestionaba el Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo y asumía la dirección de escena de dos piezas en Valencia. En ese momento, el italiano consideró un «ahorro» para la entidad cultural la remuneración de su contrato dado que si la institución le hubiese pagado por separado las producciones escénicas, la responsabilidad del Centro de Perfeccionamiento y la dirección artística del coliseo la cifra sería más elevada.

El coliseo ha cumplido ya un mes sin titular tras la marcha del director italiano en diciembre

El contrato de Livermore, que le permitía ejercer de director de escena en otros auditorios, fue cuestionado en numerosas ocasiones. La Intervención de la Generalitat alertó de la incompatibilidad de su cargo con los trabajos que realizaba en el exterior. Livermore se marchó. En su adiós cuestionó los planes de la Generalitat para Les Arts. «No voy a ser cómplice del cierre del Palau», advirtió en su despedida.

Con su salida, se abrió una crisis en el coliseo que la Conselleria de Cultura trató de subsanar anunciando que el próximo director artístico se elegirá por concurso público y que, además, su salario iba a ser similar al de otros titulares de auditorios -el del Teatro Real ronda los 150.000 euros y el de Liceu de Barcelona es de 135.000-. Se manejaban «precios de mercado» que, según el conseller de Cultura, Vicent Marzà, se negociarían con el elegido una vez seleccionado.

Sin embargo, el Gobierno valenciano aprobó ayer que el próximo titular del centro de ópera perciba un sueldo que no excederá de los 135.000 euros. El pleno del Consell autorizó que el salario del nuevo responsable pueda superar el límite establecido en la vigente Ley de Presupuestos de la Generalitat. Una cantidad, 135.000 euros, un importe bruto al que habrá que sumarle los gastos que vengan aparejados al cargo. De ahí que el futuro titular cobre más que Livermore, cuya gestión en el auditorio fue avalada por la Conselleria de Cultura, quien lo mantuvo en el cargo pese a haber sido nombrado por el PP en la anterior legislatura. Quien resulte elegido para tutelar el coliseo valenciano tendrá exclusividad con el auditorio, como sucedió con Schmidt, y no podrá trabajar para otros teatros como sí hacía el italiano, a quien la Intervención de la Generalitat le recriminó las incompatibilidades de su cargo.

Los emolumentos del seleccionado en el concurso público de Les Arts superarán el importe de la nómina que anualmente cobraba el regista italiano. Al final, Cultura no ha tenido más remedio que asumir que un puesto de esas características requiere de una cantidad elevada. No obstante, ¿para qué ha servido la marcha de Livermore? Primero, para dejar un vacío de poder: Les Arts suma un mes ya sin intendente. Segundo, el sueldo del sustituto de Livermore supondrá un mayor gasto a las arcas públicas.

Concurso público

Con la aprobación ayer de esta excepcionalidad se aclara uno de los interrogantes que surgieron cuando se anunció que el puesto se cubriría a través de una convocatoria internacional que se va a desarrollar a lo largo de este primer semestre del año. En aquel momento, el conseller de Cultura, Vicent Marzà, aseguró que primero se iniciaría el concurso y después se negociaría con el elegido la cantidad a percibir por sus servicios. Marzà llegó incluso a afirmar que los honorarios del futuro director artístico podrían superar los 135.000 euros que cobraba Livermore -con dietas incluidas-.

Los candidatos deben saber que su contrato será de cuatro años y que entre sus funciones se encuentran la de elaborar un programa que incluya no sólo ópera, sino música y artes escénicas; la obligación de velar por la coherencia de la oferta cultural del coliseo; y la apuesta por la democratización del acceso a la cultura por parte de los ciudadanos. Estos requisitos son los que formarán las bases de la convocatoria abierta que se conocerán próximamente.

Fotos

Vídeos