Las Provincias

El pianista James Rhodes romperá en Valencia las normas de la música clásica

El pianista James Rhodes romperá en Valencia las normas de la música clásica
/ Damián Torres
  • Su autobiografía, que narra cómo la música le redimió de los abusos sexuales que sufrió de niño, le ha convertido en un fenómeno literario

El pianista y divulgador británico James Rhodes actuará en el Palau de la Música de Valencia el próximo día 26 para interpretar piezas de Chopin y Beethoven e intentar romper, con su virtuoso y peculiar estilo trasgresor, las normas y estereotipos de la música clásica.

Su autobiografía, editada el año pasado y que le ha convertido en un fenómeno literario, narra cómo la música le redimió de los abusos sexuales que sufrió de niño, de las autolesiones, de las drogas y el suicidio: "La música me ha salvado la vida y lo sigue haciendo, a mí y a todo el mundo. Sería inimaginable un mundo sin ella", ha dicho hoy en rueda de prensa.

Tras disculparse como británico por el "brexit" ("no sé en qué estábamos pensando", ha señalado), Rhodes (Londres, 1975) ha explicado que la selección para el concierto de Valencia consistirá en dos piezas de Chopin, cuyo nombre presidía su jersey de hoy y quien a su juicio "revolucionó la música para siempre", y una pieza de Beethoven "tan íntima como su diario".

El tema del concierto será la fantasía. "Tiene sentido -se ha justificado-, ya que el titulo de las piezas de Chopin es ese y Beethoven habla en su pieza de su vida, la religión y todo lo que es sagrado en el Universo".

El artista, quien este jueves actúa en el Festival Internacional de Jazz de Barcelona, ha explicado que la mayor dificultad que se encuentra en su misión de romper los estereotipos de la música clásica se basa principalmente en los organizadores y los auditorios: "No quieren que hable en el concierto o que deje que el público participe, ni tampoco les gusta que lleve vaqueros".

Él prefiere que no haya un programa y asegura: "No tiene sentido que los auditorios, que son los últimos reductos en los que nos podemos aislar de la tecnología para relajarnos, el público esté distraído leyendo en el programa de qué va la pieza que estoy tocando, en vez de disfrutarla".

El autor de "Instrumental. Memorias de música, medicina y locura" (editado en España por Blackie Books) ha avanzado que en su próximo libro enseñará cómo tocar piezas que interpreta en sus conciertos en menos de seis semanas y ha confesado que siempre se siente un "extraño" en el mundo de la música pese a tener muchos amigos en el sector.

"Voy a sus conciertos y son mis héroes, pero no me importa lo que digan" sobre su estilo o filosofía divulgativa, "hay mucha tradición en la música clásica que es difícil romper", ha añadido.

Además, ha señalado que no está a favor de la segregación de los estilos musicales como el rap o el pop, ya que a su juicio "no dejan de ser música".

"Nunca le diría a un niño que Bach es mejor que Justin Bieber o Jessie J", ha proclamado para lamentar también que los presupuestos para educación musical sean "un desastre" y, por contra, alabar la irrupción de plataformas tecnológicas y virtuales como Spotify para generar oportunidades en el mundo de la música.

La concejala de Cultura y presidenta del Palau de la Música, Gloria Tello, ha asegurado que Rhodes intenta estimular al público para que experimente su pasión y por eso "explica sus piezas antes de tocarlas, elimina los códigos de etiquetas de los conciertos y le da un micrófono al público para que participe".

El director del Palau, Vicent Ros, ha explicado que el poder de la obra de Rhodes nace de su historia de recuperación y superación, la que considera una "medicina para el alma" con la que interactúa emocionalmente con el público.