Las Provincias

A vueltas con el contrato de Livermore

El intendente Davide Livermore y el conseller de Cultura, Vicent Marzà, en una comparecencia conjunta en mayo.
El intendente Davide Livermore y el conseller de Cultura, Vicent Marzà, en una comparecencia conjunta en mayo. / Pablo mammana
  • La Abogacía continúa analizando documentos para confirmar que el titular de Les Arts sí puede dirigir en otros teatros

Comenzó siendo el culebrón cultural del verano. La alarma saltó cuando la Intervención de la Generalitat alertó de que el intendente del Palau de les Arts Reina Sofía, Davide Livermore, no podía dirigir en otros teatros que no fueran el coliseo valenciano. El también director de escena trabajaba en producciones para otros auditorios, lo que incurría en incompatibilidades con su cargo al frente del centro de ópera valenciano. El informe del inventor lo dejaba claro: «la imparcialidad o independencia de las funciones que desempeña el intendente en su puesto directivo pueden verse comprometidas por el ejercicio de las funciones de dirección de escena que ha declarado realizar para otros teatros».

Con este aviso sobre la mesa, la Conselleria de Cultura se apresuró a decir que iba a buscar las fórmulas necesarias para que el director artístico de Les Arts siguiera vinculado a Valencia. Aunque también, según aseguró el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, la Generalitat iba a acatar la legalidad, lo que implicaba que la situación contractual del intendente debía solucionarse y que las opciones principales pasaban porque no realizara colaboraciones con otros centros.

La afirmación de Girona se produjo tras una clara declaración del regista italiano a LAS PROVINCIAS en la que era tajante: «no tengo ninguna intención de hacer algo sin cobertura legal. Soy yo el primero que presentaré la dimisión si no estoy en condiciones legales de trabajar». Incluso, Cultura se llegó a plantear la idea de buscar un sustituto provisional.

No obstante, ha pasado más de un mes y no hay noticias de que la situación esté ya cerrada y aclarada definitivamente. Es más, en aquel momento se esperaba declaración conjunta de Cultura y Livermore en la que se iba a poner de relieve que todo estaba resuelto. No obstante, pasado este tiempo en el aire se mantiene la voluntad de ambas partes de llegar a un acuerdo. Es más, la solución pasaba, según los implicados, por alegar que los trabajos externos de Livermore eran una prestación de servicios artísticos o actividades de carácter intelectual (una especie de derechos de autor) compatible con la normativa que atañe al personal laboral de alta dirección del sector público.

Pero el asunto quedó ahí. No hay confirmación oficial de que todo esté solucionado. Es más, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, la Abogacía de la Generalita aún espera ciertos documentos sobre los contratos del intendente con otros auditorios para certificar que sí puede seguir al frente de Les Arts y compaginar su actividad en Valencia con la dirección de escena de distintas producciones.

Y todo ocurre en un momento en el que la pretemporada está a punto de empezar. Será el proximo 1 de octubre con la producción 'L'Elisir d'amore'. Cabe destacar que cuando se barajaba una posible marcha del que también es titular del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo, Girona anunció que entre las opciones que se le habían presentado al intendente es que se rescindiera su contrato pero mantuviera sus compromisos con el coliseo para que no peligrara la programación. Una de las posibles soluciones pasaba por que lo hiciera mediante otro tipo de contrato por el que se le remuneraría por sus trabajos como director de escena. «La a oferta de la próxima temporada depende en parte de su actividad artística», justificó el secretario autonómico.

Hasta la fecha, la Abogacíacontinúa revisando los contratos externos de 2015, entregados por el propio Livermore para ver si el trabajo realizado fuera de Les Arts es incompatible con el contrato de alta dirección del intendente. Se sigue dilucidando si las actividades del responsable artístico del coliseo fuera de Valencia entran en conflicto con sus funciones en el Reina Sofía. De momento, y pese a la buena predisposición, oficialmente el futuro del intendente está en el aire.