Las Provincias

Los héroes del tebeo nunca mueren

 LAS SIETE GRANDES  DIFERENCIAS.  El actual guerrero del antifaz está dibujado por Miguel Quesada.
LAS SIETE GRANDES DIFERENCIAS. El actual guerrero del antifaz está dibujado por Miguel Quesada.
  • 'El guerrero del antifaz' regresa con nueva imagen y las aventuras de 'El capitán Trueno' vuelven a las librerías

  • Una editorial de Castellón actualiza el dibujo y la trama del caballero de Manuel Gago y otro sello recopila los almanaques del paladín que inmortalizó Ambrós

No se ha rendido ni ha entregado las armas. Con más de 70 años cabalga de nuevo. El guerrero del antifaz vuelve al campo de batalla. Al editorial. Del imaginario colectivo nunca se fue. Regresa para captar a jóvenes lectores y reconquistar a los nostálgicos. Tan ambiciosa hazaña es un proyecto del editor castellonense José Ramírez, quien ha creado nuevos episodios para el caballero Adolfo de Moncada.

El héroe inventado originariamente por Manuel Gago (Valladolid, 7 de marzo de 1925 - Valencia, 29 de diciembre de 1980) para Editorial Valenciana asume el reto de enganchar al público. Universo Comic ha publicado el primer tomo de 'El guerrero del antifaz. Las aventuras jamás contadas', que contextualiza los orígenes del caballero: quién es su madre, cómo se convierte en superhombre, etc. «Es fiel al universo de Gago», explica Ramírez, quien asegura que de «la tirada de 2.000 ejemplares, se han vendido más de la mitad». El precio del cómic en formato apaisado, como antaño, es de 12 euros.

El dibujante Miguel Quesada, sobrino de Manuel Gago e hijo del también dibujante Miguel Quesada (autor de 'Pantera negra' o 'Tony y Anita' y medalla de oro al Mérito a las Bellas Artes), se ha encargado del dibujo, pero su colaboración con Universo Comic no continuará, según Ramírez, quien prevé publicar el segundo tomo a partir de septiembre.

Además, Ramírez prepara otra línea de publicaciones para hacer del guerrero del antifaz un cómic del gusto de los chavales de hoy en día. Serán viñetas «más innovadoras, de tintes fantásticos, con viajes temporales y 'crossovers', que se llamará 'Gagoverso' y se publicará el próximo diciembre», asegura el editor. Para este segundo producto, Ramírez piensa en interrelacionar a varios héroes, como 'El corsario sin rostro' o 'Purk, el hombre de piedra'.

«Las aventuras de 'El guerrero del antifaz' hicieron soñar a varias generaciones de niños durante la España en blanco y negro, pero hoy la batalla de Adolfo de Moncada pasa por competir con los cómics actuales, las películas de superhéroes y los videojuegos. Rescatar a toda una leyenda de la viñeta «es el sueño de niño hecho realidad», asegura el guionista.

Con el regreso del guerrero del antifaz se rescata del olvido una de las creaciones más exitosas de Gago, quien trabajó principalmente para sellos valencianos. Gago se casó con Teresa Quesada y se mudó a vivir de Valladolid a Valencia, donde nacieron sus hijos, y donde dedicó más de dos décadas a 'El guerrero del antifaz'. En el barrio de Patraix se recuerda el paso del historietista en la ciudad con la calle Dibujante Manuel Gago.

Desde los años 40 trabajó para Editorial Valenciana. En este sello, Manuel Gago publicó en 1943 la primera historieta del personaje que le daría la fama y lo consagró como uno de los grandes del cómic español. El caballero de Gago no está muerto. Sus seguidores, además, lo mantienen vivo sobre todo en internet. Los coleccionistas adquieren ejemplares únicos y rarezas en la red, pero ésta también sirve para que los admiradores del dibujante se organicen. En Facebook existe el grupo 'El guerrero del antifaz', donde se comparten iniciativas e actividades relativas al personaje y el autor. Más de 300 personas están conectadas en torno al héroe de Gago y difunden todo tipo de información, como avisos de tiendas donde comprar ejemplares del paladín a buen precio o reproducción de ilustraciones (sellos, ediciones extranjeras, homenajes de otros autores, etcétera).

La Asociación de Amigos de El Guerrero del Antifaz de Madrid y la web 'Voto a bríos' son otras dos herramientas al servicio de los incondicionales de Gago. La segunda se muestra muy activa y levanta acta de cualquier actividad vinculada al personaje del tebeo, como las versiones del guerrero dibujadas por otros ilustradores (como los valencianos Paco Roca, Rafael Torres y Jordi Bayarri) o la falla del artista Manolo Martín que se plantó en la calle Dr. Zamenhof en 2012.

La carrera profesional de Gago no sólo se limita al paladín cristiano, sino que su trayectoria fue más amplia. Para Editorial Valenciana creó 'El hombre de piedra', 'El espadachín enmascarado' y 'El pequeño luchador'.

Para los incondicionales

El guerrero del antifaz no es el único héroe que regresa a las librerías. Con 60 años de aventuras a sus espaldas, el capitán Trueno prueba suerte de nuevo. El pasado 14 de mayo se cumplieron seis décadas de la primera publicación del personaje. Sus creadores fueron el guionista Víctor Mora (Barcelona, 1931) y el dibujante Miguel Ambrosio Zaragoza 'Ambrós' (Valencia 1913-1992). El caballero se hizo un público a sangre y fuego y lo conquistó a golpe de tirada: sus aventuras llegaron hasta los 350.000 ejemplares semanales, una cifra hoy inalcanzable. Ganó batallas y lectores a golpe de viñetas.

Con motivo de las seis décadas del amigo de Goliath y Crispín, Ediciones B ha lanzado un tomo que recopila sus aventuras en 'Todos los almanaques del capitán Trueno'. Es un volumen que reproduce los tebeos de antaño. Reúne los facsímiles de los números especiales de Navidad que se publicaron entre los años 1958 y 1965, a los que hay que añadir cinco historias cortas que se distribuyeron en la popular revista 'Pulgarcito'.

Estas aventuras se incluyen en 'Todos los almanaques del Capitán Trueno' que respeta la edición original, mezclando páginas en blanco y negro y color. Es una publicación muy del gusto del incondicional del héroe dibujado por Ambrós porque permite tener al alcance reproducciones de ejemplares cuyos originales son difíciles de encontrar.

Dentro de la cultura popular, el héroe dibujado por Ambrós es un icono patrio. Defensor de la justicia y liberador de los oprimidos, su debut resultó un éxito, fue una de las series más longevas del tebeo y logró ventas notabilísimas.

Con 60 años, el revolucionario personaje, que se atrevió a luchar contra tiranos y dictadores, continúa en las librerías, algo que evidencia, al igual que el guerrero del antifaz, que los héroes del tebeo nunca mueren.