En busca de los casos de hepatitis C sin diagnosticar

El doctor Moisés Diago, jefe de sección de Hepatología del Hospital General. / T. Rodríguez
El doctor Moisés Diago, jefe de sección de Hepatología del Hospital General. / T. Rodríguez

El especialista en hepatología Moisés Diago explica los objetivos de futuro en el camino para eliminar la enfermedad Los expertos se plantean los cribados entre la población

R. V. VALENCIA.

Se ha ganado mucho terreno en el camino hacia la eliminación de la hepatitis C y queda conseguir diagnosticar a quienes padecen la enfermedad y no lo saben. La apuesta de los expertos es ahora el cribado de posibles enfermos. Esta cuestión y otras relacionadas con los avances de los últimos años contra la patología se abordaron en la jornada 'HEPYCURE: Trabajamos juntos hacia la eliminación' celebrada en Valencia bajo la organización de Gilead Sciencies. La reunión estuvo coordinada por el doctor Moisés Diago, jefe de sección de Hepatología del servicio de Aparato Digestivo en el Hospital General de Valencia.

Los nuevos antivirales de acción directa y en España el plan estratégico para el abordaje de la hepatitis C han permitido grandes avances, pero los especialistas recalcan la conveniencia de seguir concienciando a la población sobre la necesidad de identificar a todos los pacientes con hepatitis C, pues muchos están sin diagnosticar «porque el proceso es asintomático hasta la fase final», como explicó el doctor Diago.

Para abordar esa circunstancia «se está discutiendo la fórmula». Lo está haciendo la Sociedad Española para el Estudio del Hígado y diversos organismos sanitarios. «Se están planteado hacer screening de la población», aclara el especialista del General. Ello supondría que cuando un ciudadano vaya a un centro de salud se pueda hacer un análisis de sangre por el que se podría detectar «si tiene hepatitis C».

Sobre el cribado, que «forma parte del plan de hepatitis», en este momento se trabaja por parte de sociedades profesionales y pacientes «para que se ponga en marcha una iniciativa en este sentido». La cuestión del tratamiento «está resuelta técnicamente», pero ahora el «problema es que lleguen a las consultas los pacientes que están sin diagnosticar».

Fuentes de la organización de la jornada destacaron que la aparición de los antivirales de acción directa ha supuesto un importante avance. Antes los tratamientos tenían unas tasas de éxito en torno al 50%, su duración era de alrededor de seis meses y solían presentar efectos adversos. Los nuevos tratamientos han permitido curar a más del 98% en un plazo cercano a los tres meses.

Fotos

Vídeos