Las Provincias

El Parlamento Europeo pide al Banco Central que invierta en el Corredor Mediterráneo

  • El secretario de Obras Públicas desvela que la entidad puede comprar bonos de inversiones estratégicas, como el eje mediterráneo

La Comunitat Valenciana quiere que se hable del Corredor Mediterráneo porque, como recordaba ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en vez de analizar como rentabilizarlo, «todavía hablamos de cómo construirlo». A la presentación de la web y el documental impulsados por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y la jornada de la semana pasada, se sumó ayer un congreso sobre esta infraestructura organizado por CampusHabitat5u, integrado por las cinco universidades públicas valencianas, que concluirá hoy.

Sobre la mesa, una vez más, la reclamación al Gobierno central para que dé prioridad al eje mediterráneo como motor de la recuperación económica y la insistencia en que el tercer carril implantado entre Valencia y Castellón es una solución provisional para llegar a Europa. En este contexto, Puig resaltó que encuentra mayor receptividad en la Unión Europea que en Madrid, por lo que reclamó al Ejecutivo central que supere el «déficit de lealtad institucional» hacia el corredor.

El ejemplo de esta situación lo aportó el secretario autonómico de Obras Públicas, Josep Vicent Boira, quien desveló que el Parlamento Europeo ha instado al Banco Central Europeo (BCE) a invertir en el Corredor Mediterráneo. Considerado por Europa desde 2011 como eje prioritario de transportes, el programa de activos del BCE, cifrado en 1,7 billones de euros, permite adquirir bonos de proyectos de infraestructuras estratégicas del Banco Europeo de Inversiones «o incluso deuda pública de los propios Estados ligada, eso sí, no al gasto corriente sino a inversiones realmente productivas y estratégicas como es el corredor mediterráneo», detalló Boira. Así se contempla en el denominado informe Tremosa aprobado hace unos días en Europa.

Por ello, Boira instó a aprovechar «este pasaporte» a las políticas de financiación europeas, al igual que Puig apostó por el Plan Juncker para financiar la infraestructura ferroviaria como una de las peticiones al Gobierno central en su intervención en una jornada en la que estuvieron presentes, entre otros, el presidente de la fundación Pro-AVE, Federico Félix; el secretario general adjunto de Ferrmed, Francisco García Calvo; los alcaldes de Castellón, Sagunto y Paterna, Amparo Marco, Francisco Fernández y Juan Antonio Sagredo, respectivamente; y el portavoz de Compromís en el Senado, Joan Baldoví.

Además, Ximo Puig, en su justificación de la necesidad de impulsar el corredor, hizo referencia a las estimaciones realizadas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) sobre el número de viajeros que utilizarían esta infraestructura en 2020. «El número de viajeros pasaría, entre 2008 y 2020, de los 2,9 millones a entre 7,4 y 7,8 millones», lo que da una idea de su potencialidad», afirmó.